(Bleacher Report) - Se requiere mucha —demasiada— valentía para hacer un salto BASE a 114 metros de altura.
Pero el estadounidense Josh Miramant, de 28 años, decidió que un salto BASE normal no es lo suficientemente emocionante.
Para subir el nivel de vértigo, Miramant 'ató' el paracaídas a su piel. Sí, se metió ganchos dentro de la piel en su espalda. Y luego saltó de un risco en Ton Sai, Tailandia.

FUENTE: CNNESPAÑOL

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...