SALTA (Agencia). Personal de la Brigada de Investigaciones logró dar con el paradero de Patricia Marilú Bautista, quien había desaparecido de su domicilio del barrio Atocha III el primer viernes de junio.
Desde entonces su madre, Margarita Ríos, sus vecinos y sus dos hijos solicitaron dar con su paradero a través de una denuncia radicada en el destacamento del barrio San Rafael.
Luego de dos meses sin noticias, Margarita, una septuagenaria a través de sus vecinos, alertó a la sociedad acerca de su imposibilidad de seguir cuidando a sus dos nietos.
"No deseo solo ayuda económica, no deseo que me den nada más que a mi hija, que le devuelvan la madre a mis nietos y saber a ciencia cierta qué le pasó y el porqué de tan prolongada ausencia", dijo a El Tribuno. La abuela, dijo que jamás su hija la dejó ni un solo día sin avisarle.
"No salía a los bailes y solo buscaba el dinero suficiente para que a sus chicos nada les faltara. Cómo voy a creer que se fue así por así", exclamó durante la entrevista realizada a media tarde de ayer.
Sus vecinos dijeron que la madre de los pequeños estaba siendo amenazada por una expareja, y nunca creyeron que podía dejar a sus niños a la buena de Dios.
Luego personal de la Brigada de Investigaciones se comunicó para dar una noticia que "Patricia se encontraba bien de salud, estaba denunciando su calvario en la policía y necesitaba que le lleven ropa", dijo uno de los hermanos de la chica desaparecida.
Se supo que la persona que retenía a la mujer en San Lorenzo desde hacía dos meses ya había sido detenida, bajo los cargos de "supuesta privación ilegítima de la libertad, amenazas y lesiones".
Minutos después Margarita Ríos, la abuela de la joven privada de su libertad, se mostró satisfecha por la nueva noticia pero su estado de salud ya no le permitió hacer declaraciones.
Los vecinos esperaban, con mucho entusiasmo el reencuentro de la mujer que fue separada -por
Precisamente el hecho que permitió ubicarla fue que días atrás ella llamó por teléfono al niño mayor, llamada que fue rastreada por la Policía y encaminó la búsqueda de la joven madre hacia San Lorenzo.

Había mentido
Una alta fuente policial dijo a nuestro matutino que cuando llegó la policía a la localidad de San Lorenzo, la mujer dijo que se hallaba bien, que estaba allí por su propia voluntad.
Pero esa versión fue mientras su supuesto “secuestrador” estaba al frente. En el preciso instante que se quedó a solas con los efectivos policiales, confesó que él la retenía bajo amenazas.
Con esta prueba, el sujeto fue detenido de inmediato y la mujer contenida por personal capacitado ,presente en el lugar.
Una de sus amigas dijo a este medio que “Patricia estaba estudiando en el Bspa de villa Primavera y pretendía recibirse en poco tiempo. Lo peor es que algunos medios dijeron que había viajado a Buenos Aires; ella desapareció cuando en la tarde dejó a sus niños a su madre y le dijo que se dirigía al centro de salud del barrio. Desde entonces nunca más vino por esta casa, por eso nuestra aflicción”, se sinceró.
La mujer habría sido obligada por su expareja bajo amenazas a convivir en la localidad de San Lorenzo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...