El espacio también cuenta con un tanque australiano, construido y en proceso de prueba para llenarlo a fin de almacenar 150 mil litros, debido a que el vivero usaría entre 6 y 8 mil litros por día, de modo que se prevé construir un pozo para sacar agua subterránea y no de la red domiciliaria de Arrayanal, pese a que actualmente no tiene problemas. Sucede que el sistema de riego previsto para el vivero es de riego presurizado, por aspersión.

Al lado de los viveros se prevé construir una oficina, una sala de capacitación, baños y depósitos, cuya construcción está en manos de una empresa que también construirá el Centro de Desarrollo y Servicios Forestales.

Entre los implementos de trabajo cuentan con un aparato que desarrollaron que denominan "matraca" y es una suerte de perforadora que les permite portar un morral con el dispositivo y en el momento de sembrar se carga de agua, y en cada lugar tiran una porción de hidrogel para plantar. Es que este hidrogel que la "plantadora" manual distribuye, permite retener la humedad para la planta para que no sufra de estrés hídrico, cuyo procedimiento se realiza para plantar en zonas donde no pueden entrar las máquinas, plantadoras mecanizadas, por ser un suelo con piedras, tocones.

Por fuera se podían ver maquinarias, una topadora, motoniveladora, 3 tractores, uno forestal y se han comprado camiones con acoplado, además de un lugar para que los obreros se resguarden. De hecho, cuentan con un aserradero móvil para el tiempo de cosecha, ya que se podrá llevar en vehículo y luego trocear palos chicos, reduciendo el transporte.

Cerca del lugar también se pudo ver un predio abandonado del Ingenio La Esperanza que será destinado a crear un centro de investigación de la Universidad Nacional de Jujuy (Unju): el Centro para el Desarrollo Territorial del Subtrópico.

Las inversiones para ello provienen en parte de la Unju y otra de la Ucar, mientras que el predio lo aporta el Ingenio La Esperanza.

Con éxito se desarrolla la plantación de eucaliptus

En otro de los predios, el recorrido incluyó una sección donde se podían ver pequeños arboles de tamaños dispares desde 40 centímetros hasta 1,70 metros de eucaliptus de la especie saligna en una zona y en otra de la especie camaldulensis que fueron plantadas hace medio año ya que su crecimiento es el doble de rápido que el de especies nativas como: lapacho, quinua, urundel y palo borracho, entre otras.

En el caso del eucalipto saligna que es el más chico, si bien tiene un crecimiento más lento, posee muy buena madera, según explicaron; mientras que el camaldulensis que en campo la llaman "carne de perro", porque es resistente a las condiciones de salinidad y climáticas, crece rápido, pero no sirve para madera con lo cual se destina a pasta de papel o bioenergía.

Se forestaron siete secciones, cada uno con distintos lotes, en 180 hectáreas, mientras que el objetivo es hasta fines de este año aumentar 250 hectáreas más. La cosecha de la primera tanda sembrada se espera que será en ocho o nueve años, mientras que, si bien en la etapa de preparación absorbió mucha mano de obra, bajó en la siembra mecanizada, en otros tramos se hizo manual y requirió mano de obra que proviene del Ingenio, que es permanente para el mantenimiento de la plantación mediante rastra para eliminar maleza y luego de la cosecha para la limpieza de enraizado de troncos.

Algunas están ubicadas en un lote bajo que tiene un problema de napas freáticas cercanas a las superficie que lo caracteriza por la salinidad ante la evaporación del agua, que produce estrés a la planta porque no permite absorber el agua por el alto contenido de sal, por lo que limpian los drenajes para que la freática drene y evitar así ese problema.

Es por ello que los lotes que no sirvieron para caña fueron desmontados y ahora se les da este uso para lo cual se hicieron estas aperturas de suelo a fin de que el agua de la freática vaya a mayor velocidad y circule. Sin embargo no se hizo otra mejora al suelo porque los eucaliptus soportan la salinidad.

La forestación inicial se hizo plantando 150 hectáreas con semilla, y 10 con clones, y como se adaptaron bien ahora se prevé avanzar en mayor porcentaje de plantación con clones de modo de destinar en 2016: 100 hectáreas de clones y 150 con semilla.

En la segunda plantación decidieron aumentar el ancho de entrelínea de 3 metros para llevarlo a 4 a fin de favorecer el mantenimiento y facilitar la cosecha mecanizada, de modo de no dañarlos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...