El Papa Francisco se presentó como "hijo de una familia inmigrante" que espera "escuchar y compartir" las esperanzas de los estadounidenses al iniciar ayer su agenda oficial en ese país con una reunión con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca.
El pontífice habló en inglés tras llegar a la Casa de Gobierno a bordo de un Fiat 500 y varios minutos después de lo programado, ya que previo a su arribo decidió alargar su recorrido por las calles de la ciudad y saludar a la gente que desde la madrugada permanecía en los alrededores para tener la oportunidad de verlo pasar en el papamóvil en horas del mediodía.
"Los católicos estadounidenses, junto con sus conciudadanos, están comprometidos con la construcción de una sociedad verdaderamente tolerante e incluyente, en la que se salvaguarden los derechos de las personas y las comunidades, y se rechace toda forma de discriminación injusta", manifestó el pontífice en su discurso. También se refirió al problema medioambiental e indicó que "es evidente que el cambio climático es un problema que no se puede dejar a la próxima generación". "Con respecto al cuidado de nuestra 'casa común', estamos viviendo en un momento crítico de la historia. Todavía tenemos tiempo para hacer los cambios necesarios para lograr un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar", agregó en clara referencia a su encíclica "Laudato si".
"Estos cambios exigen que tomemos conciencia seria y responsablemente, no sólo del tipo de mundo que podríamos estar dejando a nuestros hijos, sino también de los millones de personas que viven bajo un sistema que les ha ignorado", manifestó.
Ante tanta emoción y devoción unas 20 mil personas ingresaron a los jardines a las 5 de la mañana, (4 horas antes de la convocatoria).
Además, Francisco citó al luchador por los derechos de los afroamericanos, Martin Luther King, al decir que "podríamos decir que hemos incumplido un pagaré y ahora es el momento de saldarlo".
Por último, el líder de la Iglesia Católica subrayó que le gustaría que los estadounidenses "apoyaran las iniciativas de la comunidad internacional para proteger a los más vulnerables de nuestro mundo y para suscitar modelos integrales e inclusivos de desarrollo, para que nuestros hermanos y hermanas en todas partes gocen de la bendición de la paz y la prosperidad que Dios quiere para todos sus hijos".
Por su parte, Obama señaló que "la emoción" por la visita del Obispo de Roma al país "debe ser atribuida no sólo" al rol de Francisco como Papa "sino a sus cualidades únicas como persona" y resaltó la gran cantidad de gente presente ese día en los jardines de la Casa Blanca para ver al pontífice, se estima cerca de 20 mil invitados al evento.
Obama hizo referencia también a Cuba, al agradecerle al líder del Vaticano "por su apoyo inestimable" en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el pueblo cubano luego de 54 años.
"Le agradecemos por su voz apasionada contra los conflictos mortales que devastan las vidas de tantos hombres y mujeres y niños, y su llamado a las naciones para que resistan las sirenas de la guerra y resuelvan las disputas a través de la democracia", agregó el jefe de Estado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...