En calidad de vecinos de esta sociedad, con derecho a reclamar por el cuidado del patrimonio cultural de nuestra provincia, los artistas visuales, Gustavo Rojo y Héctor Alemán, denunciaron que en el edificio del Ministerio de Salud de Jujuy, nuevamente se vieron los murales que lo embellecen.

Esta vez, nada más y nada menos que el mural realizado en piezas de cerámica del artista plástico boliviano Gustavo Lara, fallecido el año pasado.

Los artistas presentaron una nota pidiendo la restauración a partir de un estudio de la obra, y la paralización de las refacciones.

"Se trata del gran mural de Gustavo Lara que está de espaldas al auditórium, de adentro está la sala de máquinas, y pudimos ver que están tratando de poner un tablero, que como va embutido, hubo que romper la pared, que es de 15 centímetros de grosos, no de 30, y afectaron el mural que está del lado exterior, porque se han caído piezas de cerámica y otras han quedado flojas o desplazadas", explicó con gran preocupación Gustavo Rojo.

Alemán por su parte comentó que presentaron una nota dirigida al arquitecto Enrique Carrizo, jefe de Recursos Físicos del Ministerio de Salud, solicitando la inmediata suspensión de los trabajos de albañilería que vienen realizándose sobre el muro de sustentación del preciado mural. Los motiva obviamente la preservación e integridad, para evitar mayores daños. También piden que se realice una evaluación técnico-artística para restaurar el mural devolviéndoles sus condiciones materiales y artísticas originales.

Cabe destacar que ambos profesionales de las artes jujeñas tienen la suficiente calificación para evaluar y solicitar este cuidado, teniendo en cuenta que se trata de un edificio que cuenta con varias obras de arte murales en su interior, que vienen siendo maltratadas desde años anteriores, sin tener en cuenta el valor que tienen.

Los otros murales son de Guillermo Roux, Nicasio Fernández Mar y José Prego, dos de los cuales también se vieron afectados en años anteriores por otras actividades que organiza el ministerio o para las que presta sus instalaciones, sin reparar en esta consideración.

Sobre Gustavo Lara

Tanto Gustavo Lara, como su hermano Raúl (fallecido en 2011) tuvieron un lazo muy fuerte con el arte pictórico de nuestra provincia.

El pintor y escultor orureño Gustavo Lara Torrez falleció el 30 de mayo del año pasado en su país.

Gustavo Lara Torrez estudió arte en Oruro (1948-1952), y residió en Argentina entre 1955 y 1977, incluso en nuestra provincia.

El estudioso del arte Pedro Querejazu (1989), anotó sobre el artista: "preocupado por la representación del ser humano, muestra a barrocos santos tentados por sensuales diablesas, a señoriales y esquivos arcángeles y cortesanas escondidas en azules penumbras".

Entre sus obras más célebres se encuentra la escultura de bronce de la heroína Juana Azurduy de Padilla, realizada en 1989 y que está instalada en la plaza del mismo nombre en Villa Dolores, en la ciudad de El Alto, de su país.

Obtuvo varios reconocimientos, entre ellos el Premio del proyecto Monumento Minero de Huanuni (Oruro, 1950); Primer Premio Adquisición del I Salón Nacional del Ministerio de Educación (LP, 1955); Premio Adquisición del Concurso de Retratos de Bolívar y Sucre de la UTO (Oruro, 1955); Primer Premio en pintura del Salón Murillo con la obra 'Estudio I' (LP, 1978); Mención Honrosa en la II Bienal INBO (LP, 1977).

Al igual que su hermano Raúl, Gustavo Lara, dejó su marca indeleble en el arte de Jujuy, haber vivido en nuestra tierra lo inspiró y marcó a él también.

Sin dudas los enriquecimientos y las marcas fueron mutuas. Aquí conocieron al poeta Domingo Zerpa con quien entablaron una gran amistad

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...