Milicianos talibanes ingresaron ayer a los tiros en una universidad del noroeste de Pakistán, mataron a 21 personas y se enfrentaron durante horas a soldados y policías hasta que el Ejército abatió a cuatro de ellos y dio por terminado el asalto, que ocurrió 13 meses después de una masacre en una escuela de la región.
El ataque a la universidad Bacha Khan de la localidad de Charsadda fue reivindicado por el mismo comandante talibán que organizó la horrorífica matanza de 151 personas, entre ellos 125 chicos, en una escuela de la cercana ciudad de Peshawar, en diciembre de 2014, que conmocionó al país y al mundo.
Sin embargo, el vocero oficial del principal grupo talibán de Pakistán desvinculó a éste del ataque, al que calificó de anti islámico, en una desmentida que evidenció las divisiones que existen entre los talibanes paquistaníes, cuyas filas están formadas por numerosas facciones poco relacionadas entre sí.
El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, condenó el ataque y prometió erradicar "la amenaza del terrorismo".
El Gobierno aseguró que harán lo necesario para combatir y erradicar los actos terroristas que condenan a su país.
El asalto comenzó poco después de que la universidad abriera sus puertas, cuando la Policía y soldados acudieron al campus, los atacantes los recibieron a los tiros y varias explosiones se oyeron desde la zona de la universidad. Los agresores fueron acorralados en dos edificios del complejo donde soldados mataron a cuatro de ellos, informó el Ejército en un comunicado.
Los atacantes entraron al complejo de la universidad escalando la parte posterior del muro perimetral y disparando contra guardias de seguridad antes de dirigirse hacia los dormitorios de los estudiantes varones, dijo el oficial de policía Saeed Wazir.
Wazir agregó que el ataque dejó 25 muertos en total, incluyendo a cuatro atacantes, estudiantes, profesores y guardias de seguridad, aunque no dio más detalles.
El comandante talibán Khalifa Umar Mansoor reivindicó el ataque en llamadas telefónicas a varios medios paquistaníes desde la clandestinidad, según informaron Pakistán Tv y el diario Dawn.
Mansoor, quien organizó el ataque a la escuela de Peshawar, dijo que el asalto fue cometido por un comando integrado por cuatro hombres y agregó que fue una venganza por las decenas de milicianos islamistas muertos por el Ejército paquistaní en distintos operativos en el noroeste del país en los últimos meses.
Sin embargo, el vocero oficial del principal grupo de los talibanes de Pakistán dijo que su facción no perpetró el ataque, el cual deploró.
Tales declaraciones aparentemente contradictorias no son infrecuentes entre los talibanes de Pakistán, cuyo liderazgo está fracturado y que están compuestos por numerosas facciones muchas veces poco vinculadas.
En este marco, el grupo terrorista libra desde hace años una "guerra santa" o "yihad" para derrocar al Gobierno.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...