La capital estadounidense continuaba bloqueada este lunes, luego de una nevazón histórica que paralizó al este del país y principalmente Nueva York, donde el retorno a la normalidad era más rápido.
Las operaciones de limpieza se multiplican desde que el domingo finalizara la tormenta, que provocó al menos 25 muertos, pero una acumulación récord de nieve -67 cm en el Central Park neoyorquino y 56 en el aeropuerto internacional de Washington- que exigirá todavía varios días de trabajo.
En Washington, menos habituada que Nueva York a los inviernos rigurosos, las escuelas públicas y servicios administrativos permanecían cerrados para facilitar el despeje de las rutas y evitar accidentes.
"Continuamos exhortando a los habitantes, peatones y automovilistas, a no salir a las calles. Aunque las rutas estén transitables, necesitamos despejar los estacionamientos y banquinas" de las rutas, pidió la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser.
La tormenta "Snowzilla", que alcanzó magnitudes históricas, cubrió de nieve el este del país el viernes y sábado, afectando a unos 85 millones de personas, la cuarta parte de la población del país. Pero el domingo el tiempo mejoró y dio una tregua.
"Esto fue una tormenta verdaderamente histórica y a pesar de que hemos hecho grandes avances todavía no hemos terminado el trabajo", advirtió el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo.
"Los neoyorquinos todavía deben evitar viajes innecesarios. Se ruega tener cuidado, planificar con anticipación y mantenerse seguros", añadió.
Otro tanto hizo el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, ante la prensa: "Exhortamos a todos los neoyorquinos a no viajar en nuestras calles excepto en caso de necesidad, y a ser extremadamente cautelosos al conducir".
Al menos 25 personas fallecieron por la tormenta, según responsables locales. Cinco murieron en la región de Nueva York, seis en Carolina del Norte, cinco en Virginia y dos en Kentucky, y uno en Carolina del Sur, Maryland, Arkansas, Ohio, Delaware, Washington y Columbia.
Muchos de los decesos se debieron a accidentes en carreteras pero también a paros cardíacos ocurridos durante los intentos de retirar la nieve.
Más de 11 mil vuelos fueron cancelados durante los tres días de tormenta en los diferentes aeropuertos de la zona afectada, según el sitio web especializado FlightAware.
El metro de Washington, el segundo del país con 700 mil pasajeros diarios en tiempo normal, se recuperaba lentamente el día de ayer solamente con la mitad de sus seis líneas y sólo en sus tramos subterráneos, con una inusual frecuencia de 20 a 25 minutos.
Los autobuses también funcionarían parcialmente, desde el mediodía hasta las 17.00 hora local.
Los medios apodaron "Snowzilla" a la tormenta, mezcla de "snow", nieve en inglés, y el nombre del monstruo de cine "Godzilla".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...