El director ejecutivo del Pami, Carlos Regazzoni, aseguró ayer que le llevará cuatro meses regularizar la deuda de 1.800 millones de pesos con las farmacias, tras alcanzar un entendimiento con ese sector industrial y comercial.

Precisó que sólo 100 farmacias ubicadas en la Capital Federal de un universo de 14 mil en todo el país paralizaron o recortaron las ventas de medicamentos con cobertura del Programa de Atención Médica Integral (Pami).

"Yo había anticipado que iba a haber algunos inconvenientes puntuales con las prestaciones y este es un caso", dijo el funcionario macrista, aunque se mostró confiado en solucionar el inconveniente.

Regazzoni se reunió el martes con las máximas autoridades de la industria farmacéutica y, según dijo el funcionario, se pusieron de acuerdo sobre el camino a seguir: "La colaboración es muy grande y esto es por el bien de los jubilados".

Precisó que el Pami comenzó a registrar problemas en agosto del año pasado, cuando "dejó de pagar a las farmacias o comenzó a pagar mal" por lo que se fue generando una deuda que se empezó a recomponer cuando asumió el nuevo Gobierno.

"Lamentablemente el negocio de las farmacias es muy delicado y está al límite y algunos casos, el inconveniente es mayor", dijo el funcionario, quien precisó que el pasivo es de $1.800 millones que provoca mayores dificultades a las farmacias chicas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...