Las fuerzas afganas se enfrentaban ayer a los insurgentes atrincherados en un edificio cercano al consulado indio en Mazar-i-Sharif, en el norte de Afganistán, mientras en India seguía el ataque a una base aérea.
Doce horas después del intento fallido de penetrar en el consulado, los miembros del comando resistían a las fuerzas de seguridad.
Al mismo tiempo, en India, el ejército seguía batallando para desalojar a un comando, al parecer integrado por paquistaníes, que penetró en una base de la fuerza aérea.
"Un quinto terrorista" fue abatido en la base, anunció ayer un alto responsable de los servicios de seguridad.
Los dos ataques tuvieron lugar diez días después de una visita del primer ministro indio Narendra Modi a Afganistán, donde un atentado suicida cerca del aeropuerto de Kabul dejó de nuevo en evidencia ayer la situación de inseguridad en el país.
El atentado no produjo muertes salvo la de kamikaze, indicó el portavoz del ministerio afgano del Interior, Sediq Sediqqi.
Los talibanes no reivindicaron el atentado ni el ataque contra el consulado indio que empezó el domingo pero a menudo han atacado los intereses indios en Afganistán.
"La operación de limpieza comenzó. Las supervisa el gobernador Atta Mohammed Noor" de la provincia de Balkh, declaró Mounir Farhad, portavoz de Noor.
Los expertos han señalado a menudo el riesgo de una guerra entre India y Pakistán a través de los talibanes, apadrinados por los servicios secretos paquistaníes.
El 25 de diciembre pasado, los jefes de gobierno de Pakistán e India se reunieron en Islamabad.
Era la primera vez en diez años que un primer ministro indio viajaba a Pakistán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...