La crisis diplomática entre Arabia Saudita e Irán, fuente de una gran preocupación internacional, se amplió ayer con la decisión de Kuwait de llamar a consultas a su embajador en Teherán.
Kuwait, que denunció "una grave violación de los compromisos internacionales" por parte de Irán, tomó esa decisión al día siguiente de que el Consejo de Seguridad de la ONU condenara el ataque de la embajada saudita en Teherán.
Baréin, que siguiendo los pasos saudíes también rompió relaciones diplomáticas con Irán el lunes, al igual que su vecino anunció ayer la interrupción de todas las conexiones aéreas con este país. La agencia oficial bareiní BNA indicó que la autoridad de la aviación civil del país "decidió detener los vuelos con destino o procedentes de Irán".
Irán, por su parte, minimizó en esta jornada el efecto de la ruptura de relaciones diplomáticas decidida por Arabia Saudita, Baréin y Sudán y los llamados a consultas de Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos.
"La ruptura de relaciones de Arabia Saudita y sus vasallos no tiene ningún efecto en el desarrollo de Irán", declaró el portavoz del gobierno iraní Mohamad Bagher Nobajt.
La embajada saudita en Teherán así como un consulado del noreste del país fueron atacados por manifestantes enfurecidos por la ejecución el sábado por "terrorismo" de un dignatario chiita, Nimr al Nimr, en Arabia Saudita.
Arabia Saudita e Irán son dos protagonistas importantes en la guerra en Siria. Riad financia y arma a los grupos rebeldes, mientras que Teherán apoya al presidente sirio Bashar al Asad con hombres en el campo de batalla.
La ONU condenó los ataques
El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) condenó ayer en los “más duros términos” los ataques contra instalaciones diplomáticas de Arabia Saudita en Irán, y exigió a los dos países realizar los esfuerzos necesarios para reducir las tensiones entre ambos.
En un comunicado difundido al filo de la medianoche, el máximo órgano de decisión de la ONU salió al paso del ataque que sufrieron el sábado la embajada saudita en Teherán y su consulado en la localidad de Mashhad, también en territorio iraní.
En la nota, el Consejo de Seguridad recordó el “principio fundamental de la inviolabilidad de los recintos diplomáticos y consulares” y la obligación de cada nación de proteger esas instalaciones contra “cualquier intrusión o daño”.
Al expresar su “profunda preocupación por estos ataques”, el consejo hizo un llamamiento a Irán para proteger el personal y la propiedad diplomática y consular de otras naciones, “y respetar por completo sus obligaciones internacionales en este sentido”.
Además, instó a “mantener el diálogo y tomar pasos para reducir las tensiones en la región”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...