Argentina se retiró en medio de fuertes silbidos del estadio "Mario Alberto Kempes" de Córdoba. Es que la derrota en manos de Paraguay fue un duro golpe, no sólo por la caída en sí, sino porque el equipo nacional jugó realmente mal, no dio dos pases seguidos en ataque y llamó la atención la poca actitud de algunos muchachos en determinados momentos. Impresentable todo.
En el primer tiempo, al equipo del "Patón" Bauza no se le cayó una idea. Y preocupó porque no se puede justificar que la ausencia de Lionel Messi hace que el equipo juegue mal. Es verdad que el astro de Barcelona es único, pero el combinado nacional no entiende que debe asociarse para trasladar la pelota. Que sólo un milagro posibilitará que centro de 45 metros termine en gol de Higuaín.
Encima, en un rápido contragolpe, Angel Romero habilitó a Derlis González que ante cierre tardío de Musacchio y la mala cobertura de "Chiquito" Romero llevó a la sorpresiva apertura del marcador.
A partir de allí los problemas se potenciaron y salvo un zapatazo de Di María al palo, no pasó nada.
En el arranque del complemento, Da Silva tocó el balón con la mano y el árbitro Daniel Fedorczuk cobró penal. El "Kun" Agüero acomodó la pelota y pateó a media altura a la derecha. Justo Villar voló y evitó el gol. Fue el principio del fin, ya que los 43 minutos restantes se jugaron de más.
Argentina intentó atacar, pero no se le cayó una idea. La doble línea de cinco de los "guaranies" no dejó espacios y al no haber nadie que piense, que colabore en la creación y que intenta trasladar el balón al ras del piso, todo fue predecible.
Argentina terminó sumergido en una serie de equivocaciones que llevó a la hinchada a despedir al grupo a puro silbidos. La Selección dio otro paso en falso y cada vez preocupa más.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...