¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

23°
29 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Detuvieron al hijo del padrino del hermano de la víctima

Jueves, 13 de octubre de 2016 01:30
El hermano de Julieta González, la joven asesinada de un golpe en la cabeza el 27 de septiembre último en un descampado cercano al penal Almafuerte, cerca de la ciudad de Mendoza, aseguró estar "shockeado" con la detención del hijo de su padrino como presunto autor del femicidio y pidió que se haga justicia con el crimen de su hermana.
"Andrés Di Césare (23) es hijo de mi padrino", dijo Marcos González, en referencia al único detenido y acusado de ser el autor material del crimen de su hermana Julieta, y agregó que nunca se imaginó que podía tener relación con el femicidio.
"Nos quedamos muy shockeados, lo siento mucho por mi padrino porque es buena gente", dijo.
La detención de Andrés Di Césare se produjo el martes al mediodía por efectivos de la División Búsqueda de Prófugos en la esquina de Alsina y Maza, en el departamento Maipú, cuando se movilizaba a bordo de un auto.
"Mi mamá sabía algo pero no me contaba a mí, sabía que se conocían, que fueron a comer un día", dijo Marcos, y agregó: "Pido justicia por mi hermana para que descanse en paz, y por mi mamá que hace seis días que no puede dormir por este tema".
Por otra parte, Di Césare, hijo de un empresario mendocino, se negó ayer a declarar ante la fiscal de la causa, Claudia Ríos, quien le imputó formalmente de homicidio agravado por femicidio.
De acuerdo a lo que reconstruyeron los investigadores a través del análisis de las comunicaciones, el acusado y la víctima mantenían una relación y aparentemente ella quedó embarazada, noticia que se sospecha desencadenó el crimen.
Julieta (21) fue vista con vida por última vez el 21 del mes pasado cuando salió de su casa en Maipú para, supuestamente, encontrarse con una amiga con quien nunca se reunió.
La joven vivía con uno de sus hermanos y su madre, Susana Carrizo, una policía que presta servicios en la comisaría décima y que fue quien denunció primero la desaparición y luego difundió la búsqueda a través de la red social Facebook.
Seis días después, tras una intensa búsqueda, el cadáver de la joven fue encontrado por un empleado que manejaba una motoniveladora en un descampado camino al penal de Almafuerte, cerca de Cacheuta, en el departamento Luján de Cuyo.
El cuerpo estaba maniatado y vestido con un pantalón negro, suecos y remera animal print, mismas prendas que llevaba la víctima al momento de su desaparición y, según los forenses, Julieta murió por un traumatismo de cráneo compatible con un golpe aplicado con un elemento contundente. Además, los peritos estimaron que la joven había muerto unos dos días antes.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
El hermano de Julieta González, la joven asesinada de un golpe en la cabeza el 27 de septiembre último en un descampado cercano al penal Almafuerte, cerca de la ciudad de Mendoza, aseguró estar "shockeado" con la detención del hijo de su padrino como presunto autor del femicidio y pidió que se haga justicia con el crimen de su hermana.
"Andrés Di Césare (23) es hijo de mi padrino", dijo Marcos González, en referencia al único detenido y acusado de ser el autor material del crimen de su hermana Julieta, y agregó que nunca se imaginó que podía tener relación con el femicidio.
"Nos quedamos muy shockeados, lo siento mucho por mi padrino porque es buena gente", dijo.
La detención de Andrés Di Césare se produjo el martes al mediodía por efectivos de la División Búsqueda de Prófugos en la esquina de Alsina y Maza, en el departamento Maipú, cuando se movilizaba a bordo de un auto.
"Mi mamá sabía algo pero no me contaba a mí, sabía que se conocían, que fueron a comer un día", dijo Marcos, y agregó: "Pido justicia por mi hermana para que descanse en paz, y por mi mamá que hace seis días que no puede dormir por este tema".
Por otra parte, Di Césare, hijo de un empresario mendocino, se negó ayer a declarar ante la fiscal de la causa, Claudia Ríos, quien le imputó formalmente de homicidio agravado por femicidio.
De acuerdo a lo que reconstruyeron los investigadores a través del análisis de las comunicaciones, el acusado y la víctima mantenían una relación y aparentemente ella quedó embarazada, noticia que se sospecha desencadenó el crimen.
Julieta (21) fue vista con vida por última vez el 21 del mes pasado cuando salió de su casa en Maipú para, supuestamente, encontrarse con una amiga con quien nunca se reunió.
La joven vivía con uno de sus hermanos y su madre, Susana Carrizo, una policía que presta servicios en la comisaría décima y que fue quien denunció primero la desaparición y luego difundió la búsqueda a través de la red social Facebook.
Seis días después, tras una intensa búsqueda, el cadáver de la joven fue encontrado por un empleado que manejaba una motoniveladora en un descampado camino al penal de Almafuerte, cerca de Cacheuta, en el departamento Luján de Cuyo.
El cuerpo estaba maniatado y vestido con un pantalón negro, suecos y remera animal print, mismas prendas que llevaba la víctima al momento de su desaparición y, según los forenses, Julieta murió por un traumatismo de cráneo compatible con un golpe aplicado con un elemento contundente. Además, los peritos estimaron que la joven había muerto unos dos días antes.

Temas de la nota

Temas de la nota