El presidente Mauricio Macri partió ayer a Roma para participar el domingo de la ceremonia de canonización del cura Brochero en la Plaza San Pedro y reunirse un día antes con el papa Francisco.
El jefe de Estado partió poco después de las 12.30 desde el aeropuerto internacional de Ezeiza.
El miércoles, en una entrevista que concedió a la agencia italiana Ansa, Macri había expresado tener "las mejores expectativas" para el encuentro que mantendrá con el papa Francisco, el sábado próximo en el Vaticano, y destacó que ambos poseen una "agenda común", ya que comparten "la preocupación por la pobreza" y "por la lucha contra la corrupción".
Además, destacó la figura del cura argentino José Gabriel Brochero, quien será canonizado el domingo por el papa Francisco en el Vaticano, y remarcó que fue un sacerdote con "mucho liderazgo" que creyó en la "cultura del trabajo y el esfuerzo personal", un valor que comparte el gobierno nacional.
El mandatario tiene previsto para hoy participar de un encuentro de la FAO (organismo de la ONU dedicado a la alimentación y la pobreza), en tanto el sábado mantendrá un encuentro en el Hotel Gran Meliá de Roma con todos los embajadores argentinos destinados en Europa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...