Las fuerzas iraquíes lanzaron ayer la ofensiva para reconquistar la ciudad de Mosul, la segunda más importante del país y bastión del grupo Estado Islámico en Irak, una batalla que Estados Unidos considera decisiva en la lucha contra los yihadistas.
El primer ministro iraquí Haider al Abadi anunció el inicio de la ofensiva en un discurso difundido en la jornada de ayer por la televisión.
"La hora de la victoria ha llegado y las operaciones para liberar Mosul han empezado", declaró el primer ministro.
"Hoy declaro el inicio de estas operaciones victoriosas para liberarlos de la violencia y del terrorismo de Dáesh", acrónimo árabe de Estado Islámico (EI), agregó Abadi dirigiéndose a los habitantes de la región de Mosul.
Tras el anuncio, una columna de vehículos blindados se puso en marcha hacia Mosul, desde una posición situada a 45 km de la gran ciudad del norte de Irak.
Mosul, situada a orillas del río Tigris y de población mayoritariamente sunita, cayó en poder del Estado Islámico el 9 junio de 2014.
El 29 de junio de 2014, el jefe del EI, Abú Bakr al Baghdadi, proclamó desde la gran mezquita de Mosul el Califato Islámico en los territorios conquistados por los yihadistas en Irak y Siria durante campañas relámpago en 2014 y 2015.
"Este es un momento decisivo en la campaña para infligirle una derrota duradera al EI", señaló por su parte en un comunicado el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter.
"Confiamos en que nuestros aliados iraquíes se impondrán a nuestro enemigo común y liberarán Mosul y el resto de Irak del odio y la brutalidad del EI", agregó.
Una larga batalla
El jefe del Gobierno iraquí no dio precisiones sobre las operaciones militares lanzadas ayer, pero según los expertos, antes del comienzo de los combates callejeros, la primera etapa consistirá en sitiar completamente la ciudad.
Los yihadistas en Mosul, entre 3.500 y 4.000, están fuertemente armados y tuvieron tiempo suficiente para preparar la defensa de la ciudad.
La ofensiva podría durar "semanas, incluso más", precisó Stephen Townsend, el nuevo comandante estadounidense de la coalición internacional antiyihadista dirigida por Estados Unidos.
Solo las tropas del ejército y la policía iraquíes entrarán en Mosul, precisó Abadi, a pesar de que en la ofensiva participan numerosas fuerzas, entre ellas los peshmergas kurdos y milicias sunitas y chiítas.
Los sunitas, minoritarios en un Irak mayoritariamente chiíta, temen las consecuencias de la entrada en la ciudad de las milicias paramilitares chiítas Hachd al Chaabi (Unidades de Movilización Popular), apoyadas por Irán.
Por su lado, miles de combatientes kurdos iraquíes avanzaban ayer en dirección de las localidades controladas por el Estado Islámico al este de Mosul, anunció su comando general.
Según el comando general kurdo, el avance de los kurdos fue coordinado con las fuerzas iraquíes que avanzan hacia Mosul desde el sur.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...