Luego de haber permanecido casi un mes en la sala de terapia intensiva del hospital "Pablo Soria" Natalia Vilca, mujer que fue rociada con alcohol y prendida fuego por su novio, falleció a causa de un paro cardíaco, debido a la gravedad de las heridas que tenía.
Según fuentes cercanas a la investigación, la mujer de 35 años tenía residencia en el barrio Cuyaya y habría conocido a su novio en noviembre del año pasado. Además se supo que era madre de un adolescente de 17 años y de una niña de 12 años.
Las actuaciones sumarias del hecho de femicidio fueron iniciadas en el destacamento del barrio San Francisco de Álava de nuestra ciudad, donde los efectivos fueron alertados que un hombre agredía a una mujer y luego le había rociado un líquido inflamable en el rostro y otras partes del cuerpo en la vía pública.
Según fuentes cercanas a la investigación, Vilca se habría descompesado la noche del viernes pasado y en las primeras horas del sábado sufrió un paro cardíaco, que no resistió.
Desde el pasado 18 de septiembre, la mujer de 35 años permanecía alojada en la unidad de cuidados intensivos del hospital "Pablo Soria" y estaba en coma farmacológico, debido a que tenía poco más del 30 por ciento de su cuerpo comprometido con serias quemaduras.
El fiscal de turno de ese entonces Gustavo Araya había imputado a Iván García (35) por ser el supuesto autor del delito de "homicidio en grado de tentativa", pero con este lamentable desenlace, la causa será recaratulada como "femicidio".
Sigue siendo materia de investigación qué era lo que hacía la pareja en la calle Escaya del barrio San Francisco de Álava y no se descarta que la mujer habría sido llevada por el hombre que permanece detenido. Porque según se supo "era un hombre violento con problemas de adicciones". García continúa detenido en la sede de la Brigada de Investigaciones y aún no prestó declaración.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...