Rusia anunció ayer que la pausa humanitaria prevista para hoy en la ciudad sitiada siria de Alepo se prolongará durante 11 horas, en vez de las ocho previstas, a petición de las organizaciones internacionales, con el objetivo de que éstas puedan proceder a la evacuación de los enfermos, heridos y el resto de la población civil.
Así lo anunció el jefe de la Dirección Principal Operativa del Estado Mayor General de Rusia, Serguei Rudskói a los medios rusos, en declaraciones en las que señaló que "la población del este de Alepo y los guerrilleros han sido informados con la suficiente antelación sobre la localización de los corredores humanitarios y las reglas de paso".
En cuanto a los combatientes, destacó que el Ejército sirio ordenó a sus tropas que se replieguen a una distancia prudente para permitir que los rebeldes islamistas puedan abandonar Alepo por la carretera de Castello o por una segunda ruta en dirección a Idleb.
Rudskói destacó que desde el martes la aviación rusa y siria no se acercaron a más de diez kilómetros de la ciudad septentrional, en cumplimiento con el cese de los bombardeos ordenado por el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu.
Poco antes, Moscú había asegurado que tras la suspensión de los bombardeos por parte de las Fuerzas Aéreas siria y rusa ya "no hay obstáculos" para el suministro de ayuda humanitaria a la ciudad siria, e instó los representante de la ONU a ponerse "manos a la obra".
"¿Qué impide a los representantes de la ONU ayudar al suministro de cargas humanitarias y al comienzo de la solución de la situación humanitaria?", dijo a la prensa la portavoz de la cancillería rusa, María Zajarova, quien subrayó que Moscú no entiende por qué el organismo mundial no emprende esa labor.
Rusia "ha asumido las obligaciones anunciadas ayer por el Ministerio de Defensa de cesar temporalmente los bombardeos contra los elementos terroristas en Alepo", dijo la portavoz, antes de añadir que se dieron las "correspondientes garantías", tanto por la parte rusa como por la siria.
El martes, la ONU informó que prepara un plan para evacuar a los enfermos y heridos del este de la ciudad septentrional siria, pero advirtió que mientras no haya una confirmación pública de todas las partes en conflicto sobre un cese de hostilidades no podrá llevarlo a cabo.
"Nos congratulamos del anuncio ruso (de la pausa temporal), toda reducción de la violencia es bienvenida, pero para que la ONU pueda entrar en Alepo se necesita que todas las partes, repito, todas las partes en conflicto anuncien un cese de las hostilidades", enfatizó en rueda de prensa en Ginebra Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (Ocha). Ayer Zajarova insistió en que "no hay causa alguna" que impida la separación en Alepo de las fuerzas de la oposición moderada de los destacamentos del Frente Fateh al Sham y otras organizaciones terroristas".


¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...