Cinco personas de nacionalidad francesa murieron hoy luego de que se estrellase el avión cuando estaba despegando del aeropuerto de Malta.

"Los restos de los cinco hombres a bordo, todos ciudadanos franceses, han sido encontrados», informó a través de un comunicado el Gobierno maltés, aclarando que «el vuelo formaba parte de operaciones de vigilancia que las Aduanas francesas han estado llevando a cabo durante los últimos cinco meses con el objetivo de detectar las rutas de tráfico ilegal de todo tipo, incluidos el tráfico de drogas y de personas».

Según precisa la nota oficial, el vuelo estaba registrado en el Servicio de Tráfico Aéreo de Malta como «vuelo local y tenía que regresar a Malta unas horas después sin tener que aterrizar en otro país». Esta información desmiente lo apuntado de que el destino del aparato era la ciudad libia de Misrata.

El avión siniestrado, según el Ejecutivo maltés, era un Fairchild Metroliner Mark III registrado en Estados Unidos y había sido alquilado por una empresa de Luxemburgo. Ya están en marcha las investigaciones pertinentes para dar con los motivos de la violenta caída de la aeronave.

Según mencionaron las fuentes maltesas, el avión no habría sido derribado por terceros, ya que tanto en las imágenes, como los datos aportados por testigos "claramente indican que no hubo una explosión previa al impacto".

El siniestro se ha producido hacia las 7.20 horas cuando el aparato estaba despegando. Según testigos, el avión había comenzado a tomar altura cuando se ha inclinado hacia la derecha y se ha estrellado contra el suelo, quedando envuelto en una bola de fuego, según las imágenes captadas por un testigo.


Mirá las imágenes

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...