¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
26 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Atentado terrorista contra una academia policial

Miércoles, 26 de octubre de 2016 01:30
<div>ATAQUE / SOLDADOS PAQUISTANÍES EN LA ENTRADA DE LA ESCUELA NACIONAL DE POLICÍA EN QUETTA.&nbsp;</div><div>
Tres kamikazes fuertemente armados irrumpieron en la noche del lunes en una academia de cadetes de policía en Quetta, en el sudoeste de Pakistán, sembraron el terror durante varias horas y mataron a 62 personas y dejaron a unas 120 heridas.
Los tres hombres se hicieron estallar, tras varias horas de enfrentamientos. Se trata de uno de los ataques más sangrientos este año en Pakistán, tras los de Lahore el 25 de marzo (75 muertos) y Quetta el 8 de agosto (73 muertos)
Este asalto reivindicado por dos organizaciones distintas, los talibanes paquistaníes (TTP) y el grupo Estado Islámico (EI).
EL TTP explicó que el atentado pretende "vengar el asesinato indiscriminado de nuestros muyahidines" por miembros de las fuerzas de seguridad en la provincia del Punyab, según un comunicado.
El EI aseguró por su lado, a través de su agencia de propaganda Amaq, que el ataque fue llevado a cabo por "tres kamikazes del Estado Islámico".
Los hospitales indicaron haber recibido 62 cadáveres. Se ignora si entre ellos figuran los de los asaltantes.
La mayoría de las víctimas son jóvenes cadetes de la academia.
Según el ejército, los tres atacantes lograron ingresar en la academia policial en horas de la noche, donde normalmente residen unos 700 cadetes.
"Primero atacaron al centinela de la torre de vigilancia y después de un tiroteo lo abatieron y pudieron entrar en el edificio de la academia", informó el ministro provincial de asuntos internos de Baluchistán, Mir Sarfaraz Ahmed Bugti.
Los asaltantes "entraban en una habitación y disparaban, luego pasaban a la siguiente. Tocaban a la puerta y decían a los cadetes que eran de los suyos, del ejército, y cuando se les abría, disparaban" relató otro herido, Hikmatulá.
Las fuerzas de seguridad se movilizaron en 20 minutos, declaró el general Sher Afgan, comandante del Frontier Corps, un cuerpo paramilitar encargado de las operaciones contraofensivas.
"Pusimos fin al ataque tres horas después de nuestra llegada", agregó el general al dar cuenta del intenso enfrentamiento.
Para el analista paquistani Amir Rana, la pista de una acción del LeJ parece más creíble. La mayor parte de las veces "los grupos insurgentes intentan engañar tras un atentado (...) para crear confusión y para atribuirse el crédito", explicó.
El poderoso jefe del Estado mayor del ejército, general Raheel Sharif, y otros altos mandos viajaron a Quetta para asistir a una ceremonia militar en honor de las víctimas.
También acudió el primer ministro Nawaz Sharif para presidir una reunión de alto nivel dedicada a la seguridad
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Tres kamikazes fuertemente armados irrumpieron en la noche del lunes en una academia de cadetes de policía en Quetta, en el sudoeste de Pakistán, sembraron el terror durante varias horas y mataron a 62 personas y dejaron a unas 120 heridas.
Los tres hombres se hicieron estallar, tras varias horas de enfrentamientos. Se trata de uno de los ataques más sangrientos este año en Pakistán, tras los de Lahore el 25 de marzo (75 muertos) y Quetta el 8 de agosto (73 muertos)
Este asalto reivindicado por dos organizaciones distintas, los talibanes paquistaníes (TTP) y el grupo Estado Islámico (EI).
EL TTP explicó que el atentado pretende "vengar el asesinato indiscriminado de nuestros muyahidines" por miembros de las fuerzas de seguridad en la provincia del Punyab, según un comunicado.
El EI aseguró por su lado, a través de su agencia de propaganda Amaq, que el ataque fue llevado a cabo por "tres kamikazes del Estado Islámico".
Los hospitales indicaron haber recibido 62 cadáveres. Se ignora si entre ellos figuran los de los asaltantes.
La mayoría de las víctimas son jóvenes cadetes de la academia.
Según el ejército, los tres atacantes lograron ingresar en la academia policial en horas de la noche, donde normalmente residen unos 700 cadetes.
"Primero atacaron al centinela de la torre de vigilancia y después de un tiroteo lo abatieron y pudieron entrar en el edificio de la academia", informó el ministro provincial de asuntos internos de Baluchistán, Mir Sarfaraz Ahmed Bugti.
Los asaltantes "entraban en una habitación y disparaban, luego pasaban a la siguiente. Tocaban a la puerta y decían a los cadetes que eran de los suyos, del ejército, y cuando se les abría, disparaban" relató otro herido, Hikmatulá.
Las fuerzas de seguridad se movilizaron en 20 minutos, declaró el general Sher Afgan, comandante del Frontier Corps, un cuerpo paramilitar encargado de las operaciones contraofensivas.
"Pusimos fin al ataque tres horas después de nuestra llegada", agregó el general al dar cuenta del intenso enfrentamiento.
Para el analista paquistani Amir Rana, la pista de una acción del LeJ parece más creíble. La mayor parte de las veces "los grupos insurgentes intentan engañar tras un atentado (...) para crear confusión y para atribuirse el crédito", explicó.
El poderoso jefe del Estado mayor del ejército, general Raheel Sharif, y otros altos mandos viajaron a Quetta para asistir a una ceremonia militar en honor de las víctimas.
También acudió el primer ministro Nawaz Sharif para presidir una reunión de alto nivel dedicada a la seguridad

Temas de la nota