El centro de Italia fue escenario, otra vez, ayer de un terremoto de 6,5 grados, el más fuerte desde 1980, pero no generó víctimas fatales ya que la región viene siendo sometida a continuos temblores desde fines de agosto y la mayoría de los pobladores fueron evacuados, aunque mostraban su angustia y su cansancio por la situación.
El sismo causó decenas de heridos, aún no cuantificados, los cuales fueron trasladados muchos de ellos en helicópteros debido a las graves deficiencias que quedaron en las rutas y los peligros de derrumbe y deslizamiento de rocas en algunos caminos.
El sismo se registró cerca de las 07.40 hora local 3.40 de la Argentina) a diez kilómetros de profundidad con epicentro entre los municipios de Norcia, Castelsantangelo su Nera, Preci y Visso, en una zona montañosa entre las regiones de Umbria y Las Marcas.
Esta zona ya había sido castigada por el terremoto del 27 de agosto pasado, que dejó 297 muertos y que tuvo varias réplicas en setiembre y lo que va de octubre, los últimos el miércoles pasado de 5,4 grados
El jefe de Protección Civil, Fabrizio Curcio, situó el balance provisional en una veintena de heridos, la mayoría leves, y afirmó que por el momento no se han hallado víctimas mortales.
El terremoto causó graves daños en las infraestructuras, en los edificios y en el patrimonio cultural del lugar, a los pies del Parque Natural de los Montes Sibilinos.
En tanto se registran problemas de transitabildad por todas partes, con carreteras cortadas, desprendimiento de rocas y municipios que permanecen aislados y que están siendo vigilados desde el aire mediante seis aeronaves, destacó Curcio.
También se ha interrumpido el sistema eléctrico y suspendido el tráfico ferroviario en cinco líneas a la vez que Protección Civil envió camiones con agua potable a la zona, debido a "importantes problemas en términos de potabilidad" en la red hídrica.
Para las labores de asistencia han sido desplegados 1.300 efectivos, según informó el Ministerio del Interior, entre Protección Civil, del Ejército o del cuerpo de Bomberos.
En cuanto a las ciudades afectadas, Norcia, un pequeño pueblo de cinco mil habitantes famoso por sus jamones y sus históricas iglesias, fue la más afectada con derrumbe de murallas.
También se registraron derrumbes en la ciudad de L''Aquila, a unos 90 kilómetros del epicentro y que está aún en fase de reconstrucción tras el terremoto que sufrió en 2009, que causó 309 muertos, 1.600 heridos y alrededor de 80.000 desplazados.
El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, se dirigió a los perjudicados por estos desastres para asegurar que el Gobierno "reconstruirá todo". "Las casas, las iglesias y los comercios. Estamos hablando de territorios maravillosos, que hacen de la belleza y la capacidad de acogida algo fundamental", expresó Renzi en una rueda de prensa en Roma.
El primer ministro aseguró que hoy se convocará un Consejo de Ministros extraordinario para tomar las primeras medidas en esta situación.

El mensaje del Papa
El papa Francisco expresó su "cercanía" con las poblaciones del centro de Italia golpeadas ayer por un nuevo terremoto de 6,5 grados en la escala Richter, que si bien causó derrumbes en algunas ciudades no registró víctimas fatales.
"Expreso mi cercanía con las poblaciones de la Italia central golpeadas por el terremoto. También esta mañana (de ayer) se dio un fuerte temblor", aseguró el pontífice durante el tradicional Ángelus dominical en Plaza San Pedro.
"Rezo por los heridos y por las familias que han sufrido mayores daños, así como por el personal empeñado en el rescate y asistencia", agregó el Obispo de Roma tras los fuertes temblores que nuevamente se registraron en la zona entre las regiones de las Marcas y Umbría, unos 150 kilómetros al noreste de Roma.
Las Basílica de Pan Pablo y San Lorenzo de la capital italiana de debió ser cerrada tras las grietas que aparecieron a media mañana, luego del sismo que se sintió en una franja de más de 700 km.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...