El sábado, 8 de octubre, se desarrollará en el hotel de Termas de Reyes el primer Seminario de Medicina Cannabica, desde las 9. Tiene como principal objetivo conocer a fondo los beneficios de la medicina cannabica, su marco legal y científico.

Laje es médico oftalmólogo, master en Economía de la Salud, doctor en Ciencias Médicas, asimismo es presidente de la Fundación "La Mirada" y también codirector de la Clínica "Cannabis Córdoba".

¿En qué tipo de enfermedades o diagnósticos se podría aplicar o tratar con cannabis?

Si nos dejamos llevar por las clasificaciones internacionales, la Academia Americana de Medicina reconoce 45 enfermedades donde el cannabis tiene propiedades terapéuticas. Entre las que están más vinculadas al dolor como la fibromialgia, neuropatías diabéticas, diabetes, hipertensión, todo lo que tiene que ver con efectos adversos o secundarios del cáncer, quimioterapia o propio de la patología; por otro lado muchas enfermedades que tienen que ver con aspectos vinculados a la depresión, ansiedad, aumento de peso.

A su vez está comprobado que todo lo que tiene que ver con enfermedades neurológicas, como es el caso de la epilepsia refractaria, esclerosis múltiple, etc. En realidad, cuando uno empieza a estudiar y entiende como médico a los fisiólogos que le explica cuál es el mecanismo de acción del cannabis cuando entra al cuerpo, ahí empieza a darse cuenta porqué las moléculas de CBD o THC, más las otras moléculas que constituyen casi 60 cannabinoides tienen esa reacción en el cuerpo donde lleva de alguna manera lo que denominamos homeostasis, que es como un equilibrio interno.

Si la mirada la tenemos más en la escucha de los usuarios y su discurso empírico, no habría solo la cuestión de una enfermedad. El paciente tanto sea en su proceso de salud, ya que una nunca está 100 % enfermo ni 100 % sano, el paciente en una consulta dice que se siente más tranquilo, que puede objetivar más las cosas, que puede dialogar en el marco de su entorno familiar e individual con el mismo y socialmente de forma diferente. Hay que saber que es muy difícil cuando uno está con mucho dolor pedirle tranquilidad en un momento de situación tensa, como es difícil a una mamá que ve como convulsiona su hijo pedirle que limite su angustia.

Me parece que el cannabis viene a recomponer un poco esa relación del médico de familia, de esa escucha donde tenía que ver más el tiempo que nos tomábamos de escuchar lo que al paciente le pasaba que los métodos o tratamientos que le iban a indicar. A su vez, también es un medicamento que en algún punto nos hace recordar a lo que era la protección que nos daba nuestra madre o abuela a la hora de prepararnos un remedio. Ya la sensación de ingerir aceite de cannabis es diferente a que uno tenga que tomar 8 o 12 pastillas, que a su vez cuando uno lee los prospectos encuentra una serie de contraindicaciones que afecta o puede alterar a la vida de uno por lo menos en el corto o mediano plazo

¿Qué productos medicinales se elaboran desde el cannabis?

La planta de la cannabis nos da diferentes posologías, las tres más básicas son la vía inhalatoria a través de vaporizadores, la vía digestiva por medio de aceite o tinta y el uso cutáneo, sobre todo plantar, de cremas.

El cannabis, dependiendo del uso que uno hace, posterior a la selección de las flores, buscando sus propiedades terapéuticas se produce de forma natural sin ningún tipo de industrialización. Para su producción se utilizan productos comunes como alcohol aceite de oliva, cremas en base a cera de abejas. Hay que concientizar a la gente en lo que respecta a posología y dosis.

¿Cuál es el impacto que produce en una persona que se le diagnostica una enfermedad y se le da la posibilidad de consumir cannabis medicinal? ¿Qué respuesta tiene?

Hoy, en Argentina tenés dos formas de tener acceso a ingerir cannabis, una de ella es a través del Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) con un formulario que se tiene que llenar, que encima es lento, muy costoso y burocrático. Y la otra es que el paciente busca cultivadores que le hacen los productos medicinales y lo empiezan a tomar.

El cannabis actúa mucho en una relación causa efecto, es decir que a la gente que le duele le deja de doler, un paciente que convulsiona deja de hacerlo, uno con temblores deja de temblar, un paciente angustiado levanta su autoestima a través de un componente más vinculado con el THC.

Las investigaciones ya dicen que el cannabis hace, ni más ni menos de lo que en el año 50 Mechulán en Israel descubrió, que es llevar a un equilibrio hemostático las células del cuerpo. No es un medicamento mágico con propiedades sobre naturales. La experiencia empírica de los pacientes nos dice que funciona.

¿Qué es lo que se le pide al Estado?

Pedimos que el Estado juegue un rol, que regule este tema, también que capacite al personal sanitario. Ya que tenemos pacientes que llegan a nuestros consultorios, hospitales públicos y privados diciéndonos que están haciendo uso. También le pedimos que se podría discutir en ámbito ejecutivo la creación de un instituto de cannabis argentino, donde se puedan plantar algunas bases con lo que tiene que ver con la producción nacional de cannabis medicinal.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...