La abstracción en la que se cae en el uso de la tecnología se percibe a veces como negativo sobre todo si se trata de niños. La mirada de especialistas sobre el tema aborda la elasticidad cerebral del niño y posibles efectos de un uso intensivo de las tecnologías, mientras otra apunta a un uso responsable y asistido por adultos, para optimizar su aprovechamiento educativo.
El celular, la computadora y los juegos son algunos de los dispositivos más utilizados por niños y adolescentes; y la falta de control, extensas horas al frente de ellas y el sedentarismo que conlleva dejando de lado actividades lúdicas aportan a la mala imagen que a veces carga su mal uso.
Graciela Wayar, licenciada en Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Jujuy (Unju) investigadora, especialista en planificación y gestión en Políticas Sociales de la Universidad Nacional de Salta (Unsa), consideró que no se puede desconocer las tecnologías y que en el caso de los niños es de uso habitual, por lo que estimó que se debe tender al uso responsable de las tecnologías de la mano de los padres.
Entendiendo que en la actualidad se habla de nuevas concepciones del aprendizaje ubicuo, que implica que el niño no aprende en un solo lugar como la escuela sino en otros, la tecnología es portadora de conocimiento, de información, de modo de no atribuirle solo una instancia de diversión, juego o recreación.
"Como padres habría que empezar a trabajar con un sentido responsable del uso de la tecnología, con los jóvenes y con los niños", afirmó asegurando que como docentes, se debe pensar en un mejor uso desde el punto de vista educativo y pedagógico. Por ello consideró que el gran desafío para los docentes es orientarlos con la tecnología, contemplando el acceso a ellas logrado por programas nacionales como el Conectar Igualdad, que permitieron contar con netbooks a jóvenes, y que quedó en el uso limitado ante la integración parcial de docentes de estos dispositivos en el aula.
En materia de uso doméstico, sobre todo contemplando el de los más pequeños y no escolarizados, consideró que habría que ver hasta donde los padres son corresponsables del uso indiscriminado de la tecnología, o como algo solamente recreativo. Es el tiempo lo que se debe regular y saber en qué está conectado y ver cuándo una red social se transforma en positivo o negativo (pedofilia o red de trata).
"Yo no estoy en pro del uso indiscriminado de la tecnología, lo que estoy es tratando de formar una conciencia crítica frente al uso de la tecnología. La tecnología es buena o mala, depende del uso que le doy, si el joven no encuentra el uso educativo, si no lo orienta el docente, quién lo hace?", explicó Wayar. Lo dijo en alusión a celulares, inclusive en pequeños a quienes se les da para distraerlos, a modo de "niñera" sin cuidado de los padres.
"Si mi padre cuando está en la casa no habla conmigo, en los pequeños tiempos que está, tengo el concepto de cercanía y lejanía. Vive conmigo pero no estoy comunicándome, en cambio mi hermano que vive en Córdoba sabe de mi mucho más", ejemplificó. Dijo que hay que empezar a trabajar el concepto de cercanía y nuevas relaciones, y es responsabilidad del padre generar un niño crítico frente a esta influencia; y de la escuela trabajar en el buen uso de las tecnologías.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...