La monja Mónica Astorga aseguró ayer que "hay que abrir puertas a las personas trans porque la sociedad las sigue ocultando y aplastando", al destacar la obtención de la personería jurídica de la organización de mujeres trans "Vidas Escondidas", que funciona dentro del monasterio que la religiosa dirige en el límite de las ciudades de Neuquén y Centenario.
Astorga explicó que "hace diez años que estoy acompañándolas y esto les permitirá una apertura en todo, visibilizarlas. El nombre de la organización tiene un significado porque son realmente vidas escondidas y son mujeres que pueden caminar, tienen proyectos y que las vivimos ocultando y aplastando".
Destacó la importancia de haber obtenido la personería jurídica de la organización para que "se le abran puertas que hasta ahora venimos cerrándoles toda la sociedad; las discriminamos, las aplastamos, las ocultamos y lo que intento decir hace diez años es que son seres humanos maravillosos, excelentes y ahora ponerlas al frente, que se las respete, se las valore tal cual son".
"Hace diez años fue mucho más difícil porque era ir contra todo, de hecho en la misma Iglesia se han cerrado puertas y la mayoría me decía que no se les permitía la entrada", sostuvo.
La presidenta de "Vidas Escondidas", Luján Acuña, expresó que "este es un sueño muy anhelado por parte de nuestro grupo" y dijo que "esto hará que nosotras podamos convertirnos en nuestras propias microemprendedoras con el afán de una inclusión real".
Expresó además que "todavía, a pesar de que el Estado neuquino está presente acompañándonos, tenemos niñas, jóvenes y adultas mayores con muchísimas necesidades".
El director de Diversidad de la provincia, Adrián Urrutia, dijo a que "se ha llegado a este logro por el esfuerzo, el compromiso y la militancia de las chicas de no quedarse resignadas a un destino que la sociedad y el Estado las había confinado y el aporte determinante de la hermana Mónica, de acompañar, de ayudar, de mancomunar fuerzas y con un Estado que hoy empieza a escuchar".
La hermana Mónica Astorga dirige el Monasterio de Carmelitas Descalzas en el límite entre las ciudades de Neuquén y Centenario donde funcionan talleres de oficios como costura y peluquería para las mujeres trans.
En un predio que el Obispado cedió a "Vidas Escondidas" se construirán dos viviendas destinadas a adultos mayores de la comunidad LGBT.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...