Barack Obama, que está en Grecia en el marco de su última gira internacional como presidente de Estados Unidos, pidió ayer "corregir el ritmo" de la globalización para evitar el auge de las desigualdades.
Tras la victoria de Donald Trump, la gira de Obama se ha convertido en un intento de tranquilizar a la opinión mundial tras la llegada de este polémico multimillonario a la presidencia de Estados Unidos.
"El camino global de la globalización necesita una corrección de rumbo", dijo Obama en un discurso en Atenas.
Durante su viaje, que después de Atenas le llevará a Berlín, Obama evocó en varias ocasiones la frustración que ha llevado a elegir opciones extremas como Trump en Estados Unidos o el Brexit en el Reino Unido.
El martes el presidente ya había advertido contra el auge de "una especie de nacionalismo burdo o de identidad étnica o de tribalismo que se construye alrededor de un nosotros y un ellos".
Los países europeos, especialmente los del este, más cercanos a Rusia, temen que Donald Trump ponga en duda el compromiso de Estados Unidos con la Otan, que les asegura protección militar.
Durante la campaña, Trump también se felicitó de la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea (UE) y criticó con dureza los tratados de libre comercio.
A pesar de ello, Obama insistió en Grecia en que la unidad de Europa y la Otan, que es "absolutamente vital" para los intereses estadounidenses, seguirían siendo la piedra angular de la política exterior del país.
"Ya sabemos lo que pasa cuando los europeos empiezan a estar divididos (...) el siglo XX fue un baño de sangre", recordó el martes.
En el marco de esta visita, Obama elogió reiteradas veces la "extraordinaria compasión" de los griegos con los miles de refugiados que llegan al país. "Quiero dar las gracias a los griegos por su respuesta humanitaria" y por su "compasión extraordinaria", dijo en una rueda de prensa junto al primer ministro griego Alexis Tsipras.
A pesar de la buena acogida, cerca de 2.500 personas se manifestaron el primer día de su visita en Atenas contra Obama con pancartas de "persona non grata" y denunciando el "imperialismo" de Estados Unidos.
Obama también lanzó un mensaje a los griegos, que han vivido años de políticas de austeridad a cambio del rescate de su economía. "En mi mensaje al resto de Europa continuaré haciendo hincapié en nuestra visión de que la austeridad por sí sola no puede genera prosperidad".
Tras su paso por Grecia, Obama viajará a Alemania donde se reunirá con la canciller Angela Merkel a la que califica de "mi socio internacional más cercano en los últimos ocho años".

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...