Tras 19 meses de un crudo conflicto armado interno que se profundiza día a día, Yemen se desangra y está muy cerca de una crisis sanitaria y alimentaria, subrayó el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) al lanzar ayer la advertencia de que los niños están sufriendo un "impacto terrible" por la situación.
"La situación es dramática después de tantos meses y el sistema de salud está al borde del colapso", explicó la representante adjunta del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) en España, Meritxell Relaño.
"El país ha vuelto una década atrás en cuanto a cifras de mortalidad infantil se refiere y los avances que se habían logrado en los últimos años se están perdiendo", se lamentó la funcionaria. Así, indicó que 10 mil niños más han muerto este año "por causas previsibles como la diarrea o la neumonía".
"La malnutrición también empeoró y actualmente hay 1,5 millones de niños en crisis en ese aspecto, de los cuales 370 mil se encuentran en situación de malnutrición aguda y si no reciben tratamiento podrían morir", precisó Relaño.
El hecho de que buena parte de los hospitales y clínicas no estén operativos hacen que los niños no puedan recibir la atención necesaria ante enfermedades previsibles o la desnutrición, a lo que se suma los problemas para encontrar alimentos o el acceso al agua, explicó la responsable de Unicef.
"La falta de alimentos variados y nutrientes tiene consecuencias en el crecimiento de los niños, en su nutrición, y los hace más vulnerables a contraer enfermedades para las que no siempre pueden recibir atención, por lo que al final sufren innecesariamente", resaltó.
Los niveles de pobreza también aumentaron, especialmente entre los desplazados internos, y el Gobierno no paga desde agosto los salarios a los funcionarios, por lo que "médicos, enfermeras, profesores y otros" no están cobrando por su trabajo, mientras que los hospitales tampoco están recibiendo fondos para funcionar.
De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 54% de las instalaciones sanitarias del país funcionan parcialmente o no funcionan, mientras que sólo el 37% de los hospitales siguen plenamente operativos. Actualmente, unos 7 millones de los 26 millones de habitantes del país no tienen acceso a sanidad.
En este contexto, el país registra actualmente también un brote de cólera, con 86 casos confirmados "aunque hay muchos más sin confirmar", por lo que tanto Unicef como la OMS y las ONG presentes en el país están trabajando para intentar frenarlo.
Otra de las consecuencias del conflicto ha sido la falta de acceso de los niños a la educación: unos 2,5 millones de niños en edad escolar no van al colegio. Durante el curso pasado -según Relaño- en el norte del país no hubo clase y por ahora este año tampoco.
En resumen, Yemen está "cerca de ser una catástrofe humanitaria" en la que "las necesidades superan enormemente a los recursos que tenemos", advirtió Relaño.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...