El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó ayer a los líderes de Alemania, Francia, Italia, España y Reino Unido, con quienes se reunió en Berlín, a trabajar con la nueva administración del presidente electo, Donald Trump, y a discutir cómo resolver los conflictos en Medio Oriente y Ucrania, informó la Casa Blanca.
Obama agradeció asimismo a sus homólogos por su cooperación durante sus dos mandatos en el cargo, que finaliza el próximo 20 de enero, y les pidió que el trabajo con la próxima administración Trump sea en base a "los valores fundamentales que definen a Estados Unidos y Europa como democracias abiertas".
Así lo informó la Casa Blanca en un comunicado emitido en Washington poco después de concluir la reunión del mandatario con los líderes europeos, de la que Obama salió sin hacer declaraciones.

Mantener sanciones a Rusia

Obama y sus pares europeos Angela Merkel; el presidente francés, François Hollande; la primer ministra británica, Theresa May: el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy; y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, acordaron también mantener las sanciones a Rusia "mientras no cumpla sus compromisos".
Los seis líderes consideraron que las medidas impuestas a Moscú deben persistir hasta que se implementen los acuerdos de Minsk y se consiga un alto el fuego estable en el Este de Ucrania.
El mandatario, que transita sus últimos dos meses de gestión, partió en la víspera de Berlín hacia Lima, donde participará en el Foro de Cooperación Asia-Pacífico (Apec).
La visita de Obama a Alemania, donde había llegado el miércoles, estuvo marcada por las incertidumbres en las relaciones transatlánticas y a escala global que pone en juego la reciente victoria del republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales.
En su comparecencia conjunta del jueves, tras su reunión bilateral, Merkel y Obama subrayaron el valor de la relación transatlántica y expresaron su confianza en que Trump siga ese mismo camino.
Obama ya había reiterado allí el compromiso de su país con el pueblo de Ucrania y dejó claro que en su opinión las sanciones a Moscú se mantendrán "mientras no cumpla sus compromisos", aludiendo a Minsk.
El acuerdo de Minsk, busca poner fin a la guerra en el Este de Ucrania, y fue firmado por representantes de Ucrania, la Federación Rusa y las independentistas Repúblicas de Donetsk (DNR) y la Lugansk (LNR), implementó un alto el fuego inmediato, pero falló en su objetivo de cesar todos los combates en el Este de la exrepública soviética.
También mostró su "esperanza" de que su sucesor en la Casa Blanca, aunque no siga exactamente la línea marcada por su administración, adopte una "posición constructiva" hacia Moscú, pero también "realista", y se oponga a Rusia cuando se distancia de los "valores y las normas internacionales".
Los cinco mandatarios europeos se despidieron de Obama a la espera de Trump, con la confianza -subrayaron Merkel y Obama-, de que el presidente electo de EE UU mantenga la alianza transatlántica y respete los valores comunes.

Incumpliendo propuestas
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sigue poniendo freno a algunas de sus propuestas de campaña más controvertidas y ahora su equipo de transición aseguró que jamás estuvo en sus planes crear una base de datos de musulmanes residentes en el país.
"El presidente electo Trump nunca ha defendido una base de datos o ningún tipo de sistema para rastrear individuos en base a su religión, y decir lo contrario es completamente falso", dijo el portavoz Jason Miller en un comunicado.
El hecho es que Trump sí planteó hace un año, durante la campaña electoral, crear una base de datos para supervisar a los musulmanes, una propuesta que generó numerosas críticas y que después arrinconó.
En noviembre de 2015 Trump dijo que era necesario "hacer cosas que nunca se han hecho antes" para vigilar a los musulmanes del país, cosas que "van a enojar a la gente y que eran impensables hace un año".
Preguntado por periodistas sobre si esas medidas incluirían un registro de musulmanes, Trump respondió: "Ciertamente, yo implementaría eso, absolutamente".
En el transcurso de esta semana, después de la inesperada victoria en los comicios presidenciales, algunos de los asesores de Trump en el equipo de transición reavivaron la idea y la controversia asociada.
El secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach, quien a lo largo de su carrera promovió leyes contrarias a la inmigración y puede convertirse en fiscal general, planteó precisamente un registro para inmigrantes musulmanes.
Miller, sin embargo, negó que Trump haya defendido una base de datos, aunque recordó que el expresidente George W. Bush ya implementó un registro para inmigrantes procedentes de países con "alta actividad terrorista", informó la agencia de noticias EFE.
También dijo que los planes de Trump, en este campo, se conocerán una vez que haya asumido el cargo el 20 de enero próximo. Los ciudadanos esperan expectantes la implementación de sus polémicas medidas.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...