El presidente Mauricio Macri aseveró que el frente Cambiemos se impondrá en las elecciones legislativas del año que viene, al presentir que los argentinos van a acompañar "esta línea" de gestión, dado que, en su opinión, "no hay otra" alternativa para que el país salga adelante.
En tanto, sugirió que no va a echar mano a su Gabinete para tener candidatos competitivos, y descartó de plano el nombre del ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, de quien se especulaba que podía ser una carta fuerte para jugar en la Provincia de Buenos Aires en 2017.
"Por suerte, vamos a ganar la elección porque los argentinos van a decir que quieren seguir en esta línea. Porque por más que cueste, por más que va a llevar tiempo, sabemos que es la única, que no hay otra", aseguró Macri en una entrevista publicada ayer en Clarín.
"Ojalá alguien me traiga otra alternativa para tener los mismos resultados más rápido. Pero yo no la veo", acotó.
Consultado sobre eventuales cambios de piezas en el Gabinete, aclaró que sólo aplicará cambios cuando sienta que "alguien no funciona" y para acallar los rumores, recordó que nunca hizo "grandes cambios, ni en Boca ni en la Ciudad".
Si bien descartó al jefe de la cartera de Educación como potencial competidor en la provincia, dejó en pie la posibilidad de que Elisa Carrió, Jorge Macri o Facundo Manes puedan aspirar a liderar las listas de Cambiemos en 2017.
"Nombraste toda gente valiosa. Cualquiera de ellos podría ser un gran candidato. No lo tengo que elegir ahora, pero te descarto uno: no voy a sacar a uno de los mejores ministros de la historia de Educación por una elección", respondió ante una consulta periodística para que anticipe los candidatos.
En tanto, el jefe de Estado desmintió que la coalición electoral que le permitió sentarse en la Casa Rosada esté atravesando un momento de fuerte tensión, al destacar que existe una "buena convivencia" entre los tres partidos que la integran (PRO, UCR y Coalición Cívica).
"Yo diría que estoy contento, siento que ha habido una buena convivencia. Hay buenos gobernadores radicales con los que trabajamos codo a codo, hay buenos dirigentes radicales en el Gobierno y hay buenos legisladores", subrayó.
Y agregó que la relación con "Lilita" Carrió pasó de "una década de absoluta incompatibilidad a tener una relación basada en la confianza y en el afecto".
Por otra parte, tomó distancia del reclamo de los movimientos sociales y la CGT del pedido por una Ley de Emergencia Social, al destacar que "el primero en sostener el reclamo" pero que no se puede resolver a través de una ley.
"De ese lugar se sale trabajando, no por una ley. Si es por una ley ... ¿para qué nos quedamos cortos? En vez de un millón de puestos de trabajo pongamos cinco millones y ya resolvimos todo. O un decreto mío. Sería maravilloso que fuese tan simple", ironizó Macri, que coincidió de esta forma con las opiniones vertidas en los últimos días por referentes de su espacio político, que no dudaron en equiparar la reivindicación a una mera expresión "voluntarista" sin un correlato factible.
Por último, el presidente volvió a insistir en su defensa a la decisión de la Justicia jujeña de mantener a Milagro Sala privada de su libertad, pese a la creciente presión internacional para que se investiguen presuntas violaciones a los Derechos Humanos contra la líder de la Tupac Amaru.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...