El diputado y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, presentó ayer un proyecto de ley para reformar el "injusto" impuesto a las Ganancias, con la idea de tratarlo este mismo jueves en sesión para que el Senado lo convierta en ley "antes de fin de año".
"Vamos a tener los números" para aprobar la ley, respondió Massa, muy confiado, en una conferencia de prensa ante la consulta sobre el consenso político necesario para que la iniciativa prospere en los tiempos que él pretende, dado que necesita dos tercios para tratarlo sobre tablas.
Massa fue el único orador, pero en el escenario lo acompañaban diputados de su espacio como Facundo Moyano, Graciela Camaño, Felipe Solá y José Ignacio de Mendiguren, y también legisladores de otros espacios como Victoria Donda (Libres del Sur) y Oscar Romero (PJ).
Esta alianza opositora pretende que esta iniciativa sea ley antes de fin de año y cuestiona la idea del Gobierno, que pretende enviar su propio proyecto para que tenga media sanción este año y se sancione recién en 2017.
"No se puede esperar, la gente está mal, no le alcanza el dinero", advirtió Massa, y aclaró: "Aspiramos a que se trate este mismo jueves junto a la Ley de Emergencia Social. Y que el Senado lo sancione antes de fin de año".
Actualmente, 1.600.000 trabajadores y 400 jubilados que cuentan con ingresos brutos mensuales de unos 30 mil pesos pagan Ganancias y, según el Frente Renovador, si no se propician cambios, en 2017 serán 3 millones las personas físicas que se verán afectadas por el gravamen.
Los beneficios también alcanzarán a unos 500 mil trabajadores autónomos y 3,1 millones de monotributistas, a quienes se les duplicarían los tramos de facturación de 400 mil a $800 mil pesos para prestación de servicios y de $600 mil a $1.200.000 a ventas de bienes muebles.
La iniciativa propone elevar el mínimo no imponible a 48 mil pesos de sueldo bruto para los trabajadores casados con dos hijos; a 34 mil pesos para los solteros; y a 60 mil pesos para los jubilados, por lo que sólo pagarían los de privilegio.
Con esas limitaciones, sólo 800 mil trabajadores pagarán el impuesto y 100 mil jubilados deberán afrontarlo; y entre los cambios figura que los contribuyentes puedan realizar deducciones como el pago de alquiler del hogar o de los intereses de un crédito hipotecario.
A partir de esta ley, las actualizaciones de las escalas se darían de forma automática, por lo que -dijo Massa- "ningún trabajador o jubilado le va a tener que pedir al Gobierno de turno que le actualice el impuesto".
Massa dijo que con estos cambios se va a beneficiar de forma directa a unos 6 millones de personas y se volcarán unos 80 mil millones de pesos anuales al mercado interno, lo cual representa 1 punto del PBI.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...