En un copado "Plinio Zabala", Atlético Talleres empató 1 a 1 con Almirante Brown de Lules (Tucumán) y como en el partido de ida perdió 2 a 0, quedó afuera en la Segunda Fase del Federal B.
Maximiliano López convirtió para el "expreso"; en tanto Claudio Vega selló la igualdad y aseguró la clasificación de los tucumanos a la Tercera Fase.
En toda la primera etapa, el local asumió el protagonismo. A pesar del dominio territorial y manejo de la redonda, le costó llegar limpio a la zona de peligro porque la visita se cerró bien en el fondo.
Entonces, ante la encerrona de Almirante Brown con un esquema ultra conservador, Vera probó dos veces desde media distancia con remates rasantes que controló bien el arquero Fernández.
Con más ganas que fútbol, el "expreso" tuvo más insinuaciones que juego, pero siempre chocó con la muralla humana de los "marinos" que no se salieron en ningún momento de su libreto defensivo y no se pusieron colorados para "reventar" la pelota a cualquier lado.
A los 27'' frente al árbitro, Cristian Ibarra le dio un codazo en la cara a Pisculiche y el juez lo echó directamente.
Talleres siguió presionando y fabricó una maniobra colectiva, afuera del área grande, Martinez la peinó a "Maxi" López que paró la redonda con el pecho y con un soberbio zurdazo la puso lejos del alcance del arquero; golazo que hizo tronar el estadio y retumbó en todo Perico.
Tras el gol, siguió arrinconando al visitante y en dos ocasiones estuvo cerca de aumentar, con López que la puso por arriba y la pelota se fue besando la horizontal y cuando expiraba el primer tiempo, Ponce remató exigido con pierna izquierda y el arquero le ahogó el segundo festejo local.
En el complemento, aunque con menos ritmo, el "expreso" siguió yendo al frente pero no había caso, le costaba una enormidad lastimar en el arco visitante. Mientras que Brown sin ningún apuro dejaba pasar los minutos y que el local hiciera el gasto.
Pero, Talleres cayó preso de nerviosismo e impotencia y no le encontraba la vuelta al sistema defensivo de los tucumanos.
Dentro de ese contexto, Vera desaprovechó una clara chance al rematar alto desde buena posición. Después, Lavayén y Pisculiche no pudieron con el arquero Fernández.
A cinco minutos del final en una contra letal, Claudio Vega definió perfecto y sepultó las aspiraciones del local..
Como corolario de una noche negra, cayeron varios proyectiles al campo de juego y a los 56'' el árbitro dio por terminado el partido porque algunos hinchas ingresaron a la cancha, luego la policía los desalojó con gases y balas de goma.
Triste final para otra ilusión del club periqueño.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...