La documental titulado "La Virgen de la tierra" del realizador Nicolás Bratosevich rodada íntegramente en Casabindo, forma parte de la sección "Panorama" del 31´ Festival Internacional de Cine de Mar del Plata que el domingo concluye en la ciudad costera.
Se trata de una película que busca registrar la memoria de Casabindo tomando como eje su tradicional fiesta popular, cuando una vez al año, la absoluta quietud de aquel paraje detenido en el tiempo se altera con la llegada de miles de turistas para la celebración del Toreo de la Vincha. Pero en el relato oral de sus ancianos se descubre que en Casabindo hay también otra historia, una historia de lucha y resistencia por el derecho indígena a la tierra.
Con un extenso repertorio de imágenes de archivo, filmaciones antiguas y entrevistas a sus habitantes, Bratosevich, que el año pasado participó en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata por su labor como codirector en la película "Agárrese como pueda", busca hilar los acontecimientos que marcaron el destino de los habitantes originarios de esta región. La llegada de los españoles y la apropiación de las tierras por el Marqués del Valle del Tojo, el Éxodo Jujeño, la formación del Estado y las aristocracias locales, la masacre de Quera, la implantación de la economía feudal del ingenio azucarero, la larga peregrinación a Plaza de Mayo en épocas del gobierno del General Perón en el Malón de la Paz y la actual lucha ambientalista por la extracción del litio.
La película tuvo dos proyecciones, el lunes y el martes, en el festival con muy buena recepción y excelente cometarios del público.
En diálogo con El Tribuno de Jujuy el director brindó detalles de su propuesta audiovisual. Así en el transcurso de la conversación el realizador contó que durante más de seis meses vivió en Casabindo y regresó al poblado en varias oportunidades, "fui por primera vez en el año 1986 y me cambio la cabeza, me recibí de antropólogo pero me peleé con la antropología porque no quería contar esta historia desde lo académico sino que quería otra cosas y me dedique a hacer cine y luego volví a filmar a Casabindo el Toreo de la Vicha pero como excusa para contar 500 años de explotación y muerte en la región de Puna, de eso se trata la película", expresó.
Sobre el proceso de creación del filme manifestó, "estuve en Casabindo, Rinconadilla, Abrapampa y hable con mucha gente para intentar mostrar una historia de despojo, que tiene que ver con el desarrollo del capitalino en Jujuy que destruyó la economía campesina e indígena y en el filme se cuenta esto", manifestó. Y agregó, "por otro lado en la película se escucha las voces de los pobladores que cuentan sus posturas sobre ciertos temas o cuestiones como la aparición de la Virgen un tema más relacionado con lo mítico".
Y sobre el proceso de rodaje explicó, "la película tiene distintas etapas durante 30 años. La primera es en los 80 de ahí tengo registros realizados con grabador, después volví en los ´90 y en los 2000", contó.
Luego destacó que su objetivo fundamental es exhibir el filme en Jujuy. Con esta película y con el documental en general uno pretende que de alguna manera pase algo fuera de ella, que sirva para algo. Y este filme sintetiza temas como Malón de la Paz, la Batalla de Quera, algunas cuestiones que resultaría interesante discutirlas y debatirlas, en las escuelas, por ejemplo Mi sueño es poder proyectarla el año que vine en San Salvador, en Abrapampa, La Quiaca y por supuesto en Casabindo", expresó.
Finalmente evocó con afecto los buenos vínculos que desarrolló en Jujuy.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...