Un obispo y un sacerdote dieron precisiones sobre el significado que tiene el hecho de que el Papa Francisco haya autorizado a los sacerdotes a conceder el perdón a quienes se hayan arrepentido de haber practicado o facilitado el aborto, considerado pecado grave por la Iglesia católica.
"Quien se sienta a confesar un aborto, es alguien que está arrepentido", destacó el obispo auxiliar de La Plata, monseñor Alberto Bochatey.
"No decimos que se puede abortar, decimos que perdonamos. El Papa quiere llevar la libertad del corazón a aquella persona que ya ha pecado", puntualizó por su parte, el presbítero Gustavo Antico, de la Comisión Episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar.
El obispo auxiliar de La Plata, Bochatey, recordó que "existía el permiso para perdonar el aborto, pero no era para todos los sacerdotes".
El prelado explicó que "antes era todo muy rígido, el aborto no era una posibilidad, después muchos obispos otorgaban a sacerdotes de su Diócesis el permiso" de perdón.
Ahora "está generalizando, lo hace para todos, es un momento muy lindo porque es un año donde se ha estado meditando en torno a estas cuestiones. Sin dudas además es un signo muy positivo para la Iglesia", admitió Bochatey.
En tanto el padre Antico, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar, aclaró que "el Papa quiere llevar la libertad del corazón a aquella persona que ya ha pecado", explicó tras indicar que el mensaje del Sumo Pontífice respecto al aborto es que "el pecador puede acercarse a pedir el perdón de Dios".
Además señaló que "lo que dijo el Papa, en el sentido pastoral no cambia la postura de la Iglesia, que es velar por el ser humano desde la concepción. Sin embargo, invita al pecador a sanar su corazón".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...