En el vocabulario periodístico de la sección policiales se podría decir que Talleres fue protagonista de "una crónica de una eliminación anunciada" tras igualar 1 a 1 con Brown de Tucumán y quedar afuera de la lucha por el ascenso en el Federal B.
Manteniéndonos en esa jerga los incidentes finales fueron una imagen repetida que sin dudas es contradictoria porque perjudican directamente a la institución por un posible informe del árbitro Rodrigo Rivero que podría derivar en sanción económica o suspensión del estadio, o ambas.
Sin embargo, el dolor y frustración del hincha del "expreso" es entendible, no la violencia, porque vienen siendo golpes duros las últimas eliminaciones en su casa en su afán por llegar al Federal A, años atrás sucedió con San Lorenzo de Alem y Villa Cubas. Y en medio de un futuro incierto por la continuidad o no del entrenador Carlos Morales Santos lo único que se confirmó es que en los próximos días la dirigencia periqueña se reunirá con "Jairo" para hacer una evaluación de lo que fue la temporada y sacar conclusiones.
De todas formas el tesón del DT fue destacable porque asumió el compromiso sabiendo de la exigencias que conllevaba a conformar un plantel con un presupuesto austero a pesar de la contratación de Franco Sosa donde lo positivo fue la apuesta por los juveniles Vera, Madrid y Borda Bossana entre otros. Por eso en Perico, amén de la ilusión, era un secreto a voces la fecha de caducidad y si no era con Brown podía haber sido más adelante por la falta de recambios sumada a las salida de Aparicio, Matorras y Valeriano le impidió sostener el juego acorde a las instancias definitorias. Y para mal de peores el parate hasta fines de marzo (iniciaría del Federal B 2017) agudizará la incertidumbre porque se estima que en es mismo mes podría haber renovación de autoridades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...