El presidente Mauricio Macri aseguró que su Gobierno evitó este año "la quinta crisis de la historia" del país, que -según dijo- estaba "quebrado, endeudado y en default" cuando se hizo cargo del Poder Ejecutivo en diciembre pasado.
Macri se expresó así en declaraciones formuladas durante la conferencia de prensa que ofreció en la ciudad de Roque Sáenz Peña, tras visitar junto al gobernador de Chaco, Domingo Peppo, las obras de una planta de agua potable en el Impenetrable.
"Fue un año difícil, el punto de partida fue duro", en un "país quebrado, endeudado, en default, con la carga impositiva más alta de la historia, con la obras paradas", resaltó el jefe de Estado.
En ese contexto, subrayó: "En vez de quejarnos, enojarnos, y buscar responsables lo canalizamos en trabajar, y logramos juntos evitar la quinta crisis de la historia, a la que estábamos destinados si no corregíamos, pero por suerte corregimos".
El Presidente remarcó su agradecimiento al "acompañamiento de gobernadores e intendentes" de todo el país y sostuvo que "más peleas y más divisiones no traerán soluciones", en medio de las demandas sociales en vísperas de la llegada del fin de año.
En ese sentido, señaló que "diciembre es un mes que lleva a fortalecer los afectos, es un momento de reflexión", y aclaró que se llegará a las fiestas "después de un año donde se ha recuperado el diálogo". "Estoy tranquilo y contento del año que transcurrimos", afirmó el Presidente.
Por otra parte, al ser consultado sobre las críticas del vicegobernador local, Daniel Capitanich, quien dijo que hay "muchas visitas y pocas obras", el mandatario se preguntó "por qué está tan enojado", al igual que su hermano, el actual intendente de Resistencia, Jorge Capitanich.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...