Los bomberos extinguieron todos los incendios que obligaron a evacuar a miles de personas en Israel y Cisjordania en los últimos cinco días, anunciaron ayer las autoridades.
"No quedan sitios activos", declaró el portavoz de los bomberos Yoram Levy, que agregó que desde la noche del sábado no habían recibido llamadas de alerta.
Desde el comienzo de la semana pasada, una serie de incendios forestales provocaron importantes daños en Israel y luego se propagaron a una parte de la ciudad de Cisjordania ocupada.
Los fuegos favorecidos por una extrema sequía y avivados por fuertes vientos quemaron más de 13 mil hectáreas de bosques, según la Autoridad de la Naturaleza y de los Parques de Israel.
El siniestro no dejó ningún fallecido, pero 122 personas tuvieron que ser atendidas, sobre todo por inhalación de humo, indicaron fuentes médicas.
Según Levy, los bomberos lidiaron con cerca de 2 mil incendios en Israel y en Cisjordania, de los cuales 20 eran de gran magnitud.
Las autoridades israelíes aseguran que algunos de los incendios fueron provocados y sospechan que podrían estar vinculados al conflicto israelo-palestino.
El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, dijo este sábado que 17 de los 110 incendios de Cisjordania resultaron ser intencionados, sin dar más detalles.
En la colonia israelí de Halamish (Cisjordania), donde las llamas arrasaron decenas de casas este fin de semana y unas mil personas fueron evacuadas, Lieberman afirmó que Israel debería responder a cada incendio intencionado con la construcción de más casas en los asentamientos.
Las autoridades israelíes no confirmaron que el incendio de Halamish fuera intencionado.
La policía israelí detuvo a 23 personas sospechosas de provocar incendios y está interrogando a otras siete.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...