El presidente Evo Morales participó el domingo de ritos indígenas aymaras para que llueva en Bolivia, que viene sufriendo la peor sequía en los últimos 25 años y que racionó el suministro de agua a siete de las 10 principales ciudades.
"Con este rito vamos a seguir haciendo llover para toda Bolivia", afirmó el gobernante, campesino cocalero de origen aymara, en el pequeño poblado indígena de Laja, cercano a La Paz.
Chamanes nativos realizaron sahumerios, consistentes en la quema de dulces, hierbas, semillas y diferentes raíces, pidiendo al cielo que propague lluvias.
Morales apoya las religiones politeístas y animistas de los indígenas.
Además, los campesinos también realizaron bailes folclóricos autóctonos, para ratificarle al gobernante su apoyo político. Los indígenas, que son casi la mitad de los 10 millones de habitantes, y los habitantes pobres de las ciudades son sus más leales aliados políticos.
Desde hace más de tres semanas, las ciudades de La Paz y su vecina El Alto, las más pobladas del país, sufren fuertes racionamientos de agua potable. El suministro por cañerías se realiza por algunas horas, con intervalo de varios días

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...