El presidente sirio, Bashar al Assad, felicitó ayer a los sirios por la "liberación de Alepo" y dijo que la toma de la ciudad norteña tras casi cinco años de enfrentamientos con rebeldes marcará "un antes y un después" en Siria, en un video difundido por la agencia de noticias estatal Sana.
"La situación cambiará no sólo en Siria o en la región, sino en todos los países del mundo; habrá un antes y después de Alepo, el tiempo se convertirá en historia", aseguró el presidente sirio a través de un video, horas después de que el ejército ocupara de forma total la segunda ciudad en importancia del país.
"Afirmo que lo ocurrido hoy es historia, que todos los ciudadanos sirios la están escribiendo, pero no empezó hoy sino hace cinco años con el comienzo de la crisis y la guerra en Siria", señaló.
En ese sentido, aseguró que todos los sirios han permanecido "junto a su país y a la patria".
Alepo se encuentra actualmente bajo una tregua decretada por las fuerzas gubernamentales con el objetivo de atender la acuciante situación humanitaria de sus habitantes, que se vio agravada cuando en julio la ciudad fue sitiada por el ejército sirio, pero también para evacuar a los integrantes de milicias opositoras.
El cese del fuego sufrió varias interrupciones en las últimas horas por el reinicio de combates y bombardeos entre tropas oficiales y los rebeldes, hasta el acuerdo que está vigente en estas horas.

Comenzó la evacuación
Una caravana de ambulancias y colectivos con un primer grupo de heridos y otros civiles abandonó ayer el este de Alepo, en el inicio de una esperada evacuación y retirada del último enclave rebelde en esa devastada ciudad de Siria y en virtud de un renovado acuerdo entre varios actores del conflicto.
La TV estatal siria mostró imágenes en vivo del convoy de ambulancias y ómnibus verdes y blancos que cruzaban un puente desde el este al oeste de la ciudad, atravesaban el territorio controlado por el gobierno y seguían viaje hacia una zona rural de la provincia de Alepo que está bajo control rebelde.
La evacuación es parte de un acuerdo de alto el fuego alcanzado esta semana por el cual la oposición armada aceptó abandonar Alepo ante una devastadora ofensiva aérea y terrestre del Ejército sirio y sus aliados que, tras varias semanas, terminó ayer de reconquistar por completo el este de la ciudad.
La rendición marca el fin de cuatro años de control rebelde del este de Alepo, la segunda mayor ciudad de Siria, así como la victoria más importante del Ejército en casi seis años de guerra entre el gobierno del presidente Bashar Al Assad, y sus aliados Rusia e Irán, contra grupos insurgentes que quieren derrocarlo.
Cientos de civiles murieron y decenas de miles más abandonaron sus hogares por la campaña militar para retomar la ciudad, que comenzó en julio con un sitio y bombardeos y derivó en una incursión terrestre, desde el 15 de noviembre, que fue mermando la superficie dominada por los insurgentes.
La Cruz Roja informó que el primer convoy que salió ayer del este de Alepo estaba integrado por 20 ómnibus, cada uno de los cuales transportaba a dos heridos, y 13 ambulancias en las que iban hasta 50 civiles en cada una. Se esperaba la salida de otra caravana en las próximas horas, agregó.
Las evacuaciones deberían haber empezado el miércoles, pero los planes se frustraron al reanudarse los combates y los bombardeos en la zona, lo que generó temores de que la ciudad volviera a quedar envuelta en una guerra total.

La ONU supervisa
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) supervisa y asiste en la evacuación que se lleva a cabo desde ayer en los enclaves que aún permanecen bajo control de los grupos armados de la oposición en el este de Alepo.
"Fuimos invitados a supervisar, asistir en la evacuación que tiene lugar desde los enclaves que permanecen bajo control de los grupos armados de la oposición" en Alepo oriental, señaló en rueda de prensa Jan Egeland, quien indicó que fue Rusia la que solicitó su participación.
El diplomático, de nacionalidad noruega, explicó que la operación tendrá tres ejes: habrá una evacuación médica de heridos y enfermos, de civiles vulnerables y de combatientes.
"Esperamos que hoy veamos el principio de un último y exitoso intento de evacuaciones de este terrible lugar", señaló Egeland en el encuentro con la prensa.
Agregó que el grupo de trabajo humanitario para Siria que encabeza estaba "en disposición de ayudar a 50 mil personas", informó la agencia de noticias Efe.
Rebeldes queman bases
"Los rebeldes están quemando sus bases y están destruyendo las municiones y los equipos de sus almacenes antes de ser evacuados de los barrios asediados del este de la ciudad siria de Alepo", afirmaron ayer activistas y la televisión siria.
La ONG opositora Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirmó que los insurgentes prendieron fuego a sus cuarteles y se están deshaciendo de sus municiones y equipamiento, mientras que la televisión oficial mostró columnas de humo en los distritos sitiados del este y aseguró que "los terroristas incendian sus cuarteles".
La cadena siria transmitió ayer en directo desde la zona de Al Ramouseh, en el sur del país, donde estaban estacionados todos los autobuses y ambulancias que transportarán a los evacuados hacia áreas del oeste de la provincia de Alepo.
Según la emisora siria, se espera que al menos 4 mil combatientes con sus familias y unos 9 mil civiles abandonen los barrios sitiados del este de Alepo.


¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...