El gobierno sirio suspendió ayer la operación de evacuación de rebeldes y civiles de la ciudad de Alepo, lo que hace temer una reanudación de los combates para conquistar el último reducto de los insurgentes en la segunda ciudad de Siria.
La operación de evacuación, iniciada el jueves, debía durar varios días, pero el ejército sirio la suspendió ayer por la mañana invocando que los rebeldes "no respetaban las condiciones del acuerdo".
"Los rebeldes abrieron fuego, quisieron llevar armas no incluidas en el acuerdo y partir con rehenes", es decir llevarse a los militares o funcionarios gubernamentales que estaban en su poder, dijo una fuente militar siria.
Hacia las 11 se escucharon disparos en Ramusa, por donde transitan los evacuados de los últimos barrios del este de Alepo aún controlados por los rebeldes.
"Se le pidió al personal del Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se retiren", confirmó Elisabeth Hoff, representante de la OMS en Siria.
Hoff manifestó su inquietud por los civiles que siguen bloqueados en el enclave rebelde. "Hay todavía muchas mujeres y niños menores de cinco años que deben salir", dijo.
Por su parte, Rusia anunció que la evacuación de los rebeldes y sus familias había terminado y que las tropas sirias estaban liquidando los "últimos focos de resistencia" en Alepo.
Sin embargo, en Alepo, un general sirio indicó que la operación de evacuación estaba "suspendida, pero no terminada".
El emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, estimó que aún quedan unos 40 mil civiles y entre 1.500 y 5 mil combatientes en el último reducto rebelde en Alepo.
El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh) estimó por su parte que ya fueron evacuadas unas 8.500 personas, entre ellas 3 mil combatientes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...