Al menos 18 personas fueron asesinadas el martes en el convulsionado estado mexicano de Guerrero, que se suman a las 12 del día anterior, en un recrudecimiento de la de violencia que azota a México y que el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto atribuyó a una pugna entre grupos criminales.
Fuentes de la Fiscalía General del Estado indicaron que en la noche del martes se recibió el reporte del hallazgo de cinco cadáveres en el Cerro Machohua, municipio de Tixtla.
Al sitio acudieron policías municipales, estatales y federales que hallaron los cuerpos de cinco hombres boca abajo y dispuestos en fila. La víctimas tenían entre 25 y 30 años y presentaban impactos de bala y huellas de tortura.
Los asesinatos marcaron la culminación de una violenta jornada en que por lo menos otras 13 personas fueron asesinadas en Guerrero, el mismo día en que el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, afirmó que la violencia en el estado va a la baja.
Cienfuegos visitó Guerrero para analizar la situación de los cinco municipios del estado que figuran en la lista de los 50 más violentos del país: Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Chilapa y Coyuca de Benítez.
En conferencia de prensa en el cuartel del Batallón 50 de Infantería del Ejército en Chilpancingo, la capital estatal, Cienfuegos sorprendió a propios y extraños al afirmar que los resultados de la estrategia del Gobierno federal en materia de seguridad "son muy satisfactorios", pese a que aún no está aclarado el secuestro y desaparición de los 43 estudiantes de la escuela rural para maestros de Ayotzinapa, ubicada en Tixtla, ocurrida el 26 de septiembre de 2014 a manos de policías corruptos y miembros del crimen organizado.
Agregó que en Acapulco, de acuerdo con una evaluación reciente del gabinete de seguridad, las cifras de crímenes "van extraordinariamente a la baja".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...