El partido gobernante de Corea del Sur propuso ayer que la presidente Park Geun-hye, implicada en un escándalo de corrupción y que ayer reapareció públicamente y pidió perdón, renuncie en abril próximo, una decisión que obligaría a anticipar las elecciones por primera vez en 30 años de democracia en el país.
Mientras la mandataria lloraba y pedía disculpas por la mañana en su primera aparición pública desde que estalló el escándalo en octubre en una zona incendiada por ciudadanos furiosos con su figura; su partido, Saenuri, instaba a que se prepare todo para que dimita en 2017.
Ayer, los 128 diputados de Saenuri propusieron que la mandataria renuncie en abril, según anunció un vocero del bloque, dos días después que Geun-hye anunciara que dejaba su cargo en manos del Parlamento, al que le pidió a organizar los procedimientos legales para su dimisión y la transferencia del poder.
Pero los tres partidos opositores no tardaron en avisar que presentarían una moción para el proceso de destitución, el llamado impeachment, de la jefa de Estado, acosada y debilitada por el sonado escándalo, que se conoció en los medios como la "Rasputina coreana".
Parte de los diputados oficialistas, que luego de darle la espalda a Park se habían mostrado favorables al impeachment, ahora optan por la posibilidad de la dimisión en abril para evitar que la transición se produzca de manera precipitada, según la prensa surcoreana. Para apurar la situación, el Partido Democrático, principal fuerza de la oposición, anunció ayer que pospondrá la moción a la semana que viene, una vez que los legisladores del partido de Park tengan clara su postura.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...