El juez neoyorkino Thomas Griesa hace lugar a un pedido del Gobierno Argentino y levanta las restricciones impuestas al país. Condiciona su decisión a que se deroguen las dos leyes que impiden el acuerdo con fondos buitre y que se les pague a quienes hasta el 29 de febrero aceptaron la oferta inicial argentina.
Este pronunciamiento supone un paso formal hacia el acuerdo definitivo con los fondos "buitre" y por ello aún no se podrán destrabar los pagos a bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010.
Se apuntaba al Congreso de la Nación, que debe derogar para ello las leyes "Cerrojo" y de "Pago Soberano", que permitan obtener los votos necesarios para cumplir con el requisito impuesto por Griesa.
"En primer lugar, la República ha firmado acuerdos de principio con demandantes que representan a la gran mayoría de las reclamos de estas acciones. El total acordado asciende ahora a por lo menos 6.200 millones, potencialmente la resolución de más del 85% de los créditos de los demandantes", dice el magistrado.
Adopta la decisión luego de una audiencia con representantes argentinos de los fondos "buitre" y de los bonistas más pequeños. Los abogados de Argentina habían solicitado que levante la orden del pari passu o tratamiento equitativo a favor de esos fondos para permitir el retorno del país a los mercados financieros y el pago de sus bonos reestructurados en los canjes de 2005 y 2010.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...