"Barbarita Cruz, sola en Purmamarca" es una de las frases para hablar de "Jujuy Mujer", concepto que desarrolla profundamente Alejandro Carrizo en esa maravillosa zamba. Y ella fue sin dudas, el emblema de la mujer de esta tierra, porque fue ejemplo de lucha, de convicciones, de arte y resistencia.
El 11 de junio, muy temprano se conoció la noticia del fallecimiento de la coplera, la artista de la cerámica, la maestra, la solitaria pero generosa, la incansable laburante de la cultura del norte. la purmamarqueña, prócer de la defensa de las raíces.
Murió de viejita, a los 93 años, entregando hasta el último de sus días, lo mejor de sí. Tal como lo expresaba nuestra corresponsal en Purmamarca, Pamela López, en su nota homenaje, con una frase que había dicho la propia Barbarita: "Si no cantara no vivo/yo vivo para cantar/el día que yo no cante/la muerte me ha de llevar". La periodista también anunciaba emocionada, que a pocas horas de conocerse su deceso, las campanas de Purmamarca sonaron llorando la despedida de una hija dilecta.
Toda su sabiduría se esparció por doquier durante sus tiempos en esta vida, tal como se esparcieron luego sus cenizas al pie del Cerro de Siete Colores.
La ceremonia de despedida fue con un recorrido que hicieron sus restos, por su casa de Purmamarca, por la casa de un sobrino donde había montado su taller de cerámica en los últimos años, y por el cementerio donde descansan los restos de su padre.
Dos años antes de su partida, había recibido uno de los homenajes más importantes en su vida, como fue la presentación de la película "Sola en Purmamarca" que cuenta su historia. El estreno se hizo en la plaza de Purmamarca en medio de un gran encuentro con su gente y mucha emoción.


¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...