Tras un extenso debate, el Senado de Brasil aprueba la realización de un juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, quien deja el gobierno en manos del vicepresidente Michel Temer por hasta 180 días, plazo máximo que tendrá la Cámara alta para llevar adelante el proceso.
La votación se realiza durante una sesión que se prolonga por mas de 18 horas, en la que se expresan 71 de los 81 miembros totales de la Cámara alta y finalmente alega el abogado general del gobierno, José Eduardo Cardozo, en defensa de Rousseff.
Al momento de notificarse de la decisión, Rousseff recibe a su antecesor y líder partidario, Luiz Inácio Lula da Silva, y brinda declaraciones a la prensa, mientras en las redes sociales se difunde un video que la mandataria había grabado la noche anterior, en el que reitera que su juicio político es la clara expresión de un "golpe de estado".
El "impeachment" contra la presidenta Dilma Rousseff se originó tras una denuncia con la jefa de Estado a quien acusan de alterar las cuentas públicas para maquillar el déficit presupuestario; pese a esto ella niega haber cometido el "crimen de responsabilidad" que le atribuye la oposición o delito alguno que vuelva legal el juicio político.
Pese a que no hay un plazo para la conclusión del juicio político, la suspensión de Rousseff no puede superar el máximo de 180 días que corren a partir de la aprobación del "impeachment" por el Senado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...