EN VIVO

#EnVivo | El Matutino, el magazine de El Tribuno de Jujuy

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que este sábado recibirá en Oslo el Premio Nobel de la Paz, consideró ayer que el proceso de desarme de las Farc es "irreversible" y sólo podría verse frenado por algo "extraordinario".

Santos admitió en la cadena France 24 que temía que la incertidumbre sobre ese proceso pudiera prolongarse, pero destacó que desde el "Día D", el 2 de diciembre, que marcó el inicio del plazo, el desarme y la llegada de los guerrilleros a las zonas de concentración es "irreversible".

El Presidente reconoció que el alto el fuego es "frágil", porque hay unas "6 mil o 7 mil personas armadas por todo el país", pero se mostró confiado en la implementación de lo acordado.

El pacto definitivo de paz entre el gobierno y las Farc se firmó el pasado 24 de noviembre al término de cuatro años de negociaciones en La Habana y después de que un primer texto alcanzado el 26 de septiembre fuera rechazado en las urnas.

Confió en que la Corte Institucional defina el "fast track", una fórmula para aprobar con celeridad en el Congreso las leyes necesarias para poner en práctica lo acordado entre el gobierno y las Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia (Farc).
Si esta fórmula no resultase, el Congreso lo puede implementar de todas formas, "aunque vaya a tardar más".
Apuntó que la ley de amnistía a guerrilleros de las Farc "es la primera que puede que sea aprobada tras el visto bueno del Tribunal Constitucional", y admitió entre otros puntos que todavía debe cerrarse la discusión sobre la elegibilidad política de los combatientes.

"Todo el proceso está orientado a darles la oportunidad de deponer las armas y de seguir luchando por sus ideas políticas en un marco legal constitucional. Si no les permitimos ser elegidos, el proceso carece de sentido. Todos los procesos de paz permiten a los que entregan las armas participar", señaló.
Varias víctimas del conflicto armado, entre ellas la excandidata presidencial Ingrid Betancourt, fueron invitadas por Santos para que lo acompañen en la recepción del Nobel en Oslo.

El mandatario, quien anticipó que donará el dinero del premio a organizaciones de víctimas del conflicto, invitó a un grupo representativo de siete víctimas de la guerrilla y de los grupos paramilitares.
También fue invitada a la ceremonia la congresista Clara Rojas, quien fue secuestrada junto con Betancourt, y fue puesta en libertad por las Farc a comienzos de 2008.

Santos tiene previsto reunirse mañana en Oslo con los miembros del comité noruego, encargado de la elección del Premio Nobel de la Paz.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...