EN VIVO

Sumate a la MEJOR INFORMACIÓN DE JUJUY en Vivo!

Miles de sirios esperaban ayer bajo la lluvia y a la intemperie que Turquía abriera su frontera, después de haber sido obligados a dejar sus hogares ante el avance del Ejército sobre las localidades rebeldes del norte del país.

La Unión Europea recordó ayer a Turquía su deber de acoger a los refugiados, garantizado por la Convención de Ginebra. Sin embargo el puesto fronterizo de Oncupinar permanecía cerrado.

La ONU estima que unas 20 mil personas esperan en Bab al Salama, del lado sirio de la frontera, pese a que ayer el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, dijo que su país sigue fiel a su "política de fronteras abiertas".

En el terreno, el avance de las tropas de Bashar al Asad, apoyadas por la aviación rusa y por combatientes del Hezbolá libanés, consolidan progresivamente sus posiciones al norte de la ciudad de Alepo.

En la noche del viernes, los intensos bombardeos que golpearon a la localidad de Anadan, controlada por los rebeldes, permitieron a Damasco apretar el cerco en torno a Alepo, la gran metrópolis del norte del país.

El viernes, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh) informó que cerca de 40 mil civiles han huido de la provincia de Alepo y buscan refugio en Turquía.

Esta provincia es un bastión importante para las operaciones de los rebeldes y, según los expertos, el avance del gobierno coloca a los insurgentes en la peor posición desde el inicio del conflicto.

La guerra que comenzó con un levantamiento en 2011 ha fragmentado el país, dividido entre las zonas que controla el gobierno, los territorios en los que opera el grupo yihadista Estado Islámico y las localidades bajo el mando de otros grupos armados.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...