La Biblioteca Artekis presentó el proyecto "Valorando a la colectividad siria" en La Quiaca, en la Sede Universitaria de esa ciudad.
Según destacó la responsable de la biblioteca, Natalia Ricalde, se trata de una actividad integradora y de extensión cultural, acotando que el proyecto se enmarca en el Programa "Tejiendo Humanidades".
En este aporte para valorar a la colectividad siria, cuyo país actualmente es escenario de una guerra, se contó con las disertaciones de la profesora Silvia Estela Carretta quien se refirió a las diferentes corrientes de la historia de la llegada de esa colectividad a La Quiaca; el bioquímico Herman Elías, quien recuperó la memoria de su padre y los comienzos de La Quiaca, finalmente tomó la palabra el contador Miguel Chehadi quien narró las vivencias de sus padres, sensibilizando y emocionando al publico.
La charla que se presentó tomó vuelo con las historias de vida narradas por los descendientes sirios.
La profesora Carretta destacó las tres corrientes que ingresaron a La Quiaca. Según menciononó, la comunidad árabe tiene antecedentes anteriores a la fundación de La Quiaca, alrededor del 1900. "Esta comunidad es la que permaneció con mayor fuerza hasta nuestros días. Sus integrantes vinieron con la expectativa de mejorar su vida, a fines del siglo XIX y principios del XX (1890), ingresaron por el puerto de Mejillones que era boliviano, y fueron los primeros vecinos de La Quiaca. Les interesaba la explotación de las minas de cobre, porque podían vender productos textiles, provisión de artículos, jabón, aceite, etc., y ejercer el comercio de forma autónoma. Otros más audaces se dedicaran a la fundación de pequeñas explotaciones mineras, como la de Pan de Azucar", agregó.
La segunda corriente es alrededor de 1930 - 1947 cuando comienza el conflicto en Oriente, la disputa territorial, después de la marcha judía. La Quiaca recibe un caudal de familias sirias que también se van a asentar en San Pedro, Perico, es el grupo más fuerte de todas las corrientes, hay un auge comercial, las familias van a crear un fuerte vinculo y fundan el Club Social Sirio, emplazan el Monumento a Sarmiento, crean la cooperativa telefónica, la cancha Honor y Patria; hay un fuerte vínculo, tanto que van a atraer más familias para asentarse, apuntó.
La tercer corriente -dijo- tiene que ver con los conflictos y las familias se refugian en La Quiaca hacia 1970, cuando se desplazan a otros lugares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...