Buenos Aires (NA) -- Tras más de 20 horas de debate sin interrupciones, la Cámara de Diputados dio media sanción hoy al proyecto que deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y habilita saldar la deuda en default con los fondos buitre.

El oficialismo consiguió que avanzara la iniciativa para girarla al Senado, gracias al apoyo del peronismo dialoguista y bloques provinciales, mientras que el Frente para la Victoria mantuvo su rechazo.

A las 8:35, el proyecto de ley enviado por el gobierno de Mauricio Macri obtuvo la media sanción por 165 votos afirmativos contra 86 en contra, y luego, tras el tratamiento en particular fue girado al Senado.

En la votación, seis diputados del Frente para la Victoria optaron por votar a favor del proyecto de derogación de la Ley Cerrojo, en tanto que tres legisladores massistas se ausentaron del recinto de la Cámara baja para no respaldar la iniciativa del oficialismo.

En paralelo a la sesión, los diputados participaron de reuniones para corregir la iniciativa junto a sus pares del oficialismo y funcionarios del Gobierno, entre quienes se encontraban el secretario de Finanzas, Luis Caputo; el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, según pudo saber NA de fuentes parlamentarias.

A las 8:20 de la mañana, el último orador de la jornada, el radical Mario Negri, presidente del interbloque Cambiemos, fue el encargado de defender la iniciativa del Gobierno y destacó que sobre 19 artículos se hayan producido 11 modificaciones con los aportes de los bloques opositores.

Con la media sanción, el proyecto fue girado al Senado, donde este mismo miércoles ya empezaba a tratarse en comisiones con la presencia del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay. Con la media sanción, el proyecto fue girado al Senado, donde este mismo miércoles ya empezaba a tratarse en comisiones con la presencia del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.

Las bancadas que lideran Sergio Massa y Diego Bossio lograron que el oficialismo acepte la introducción de más de una decena de modificaciones al proyecto.

Entre otros cambios, se ampliaron las facultades de una comisión bicameral de seguimiento de la deuda pública, a la que el Ejecutivo tendrá que informar en forma trimestral. También se corrigió la redacción del texto (el artículo 5 del proyecto gubernamental pasará al artículo 2) para establecer que no se pagará a los buitres si los tribunales neoyorquinos no levantan los embargos contra la Argentina.

Por otra parte, se estableció que los acreedores que firmen los acuerdos y cobren el dinero en efectivo —por ejemplo, el fondo NML, que representa Paul Singer— no podrán presentar demandas futuras.

Se estableció también un tope del 0,2 por ciento en las comisiones para los bancos que operan los pagos de esta deuda y se fijó un tope de 12 mil millones de dólares para el endeudamiento destinado al pago de la deuda con los holdouts-.

También se estableció que si de esos 12 mil millones autorizados hay una parte que no se utilice para estas operaciones, el destino de ese endeudamiento —por ejemplo, para obras de infraestructura— se deberá discutir en el Congreso.

De igual modo, para cubrir al país frente a posibles nuevas demandas, se incluyeron las denominadas "cláusulas de acción colectiva" en los bonos de la nueva deuda que contraerá el Estado para pagarles a los buitres. Esto significa que si el Estado entra o está en riesgo de entrar en cesación de pagos nuevamente se podrá reestructurar la deuda con la aceptación del 65 por ciento de esos tenedores, y el resto no podrá reclamar mejores condiciones.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...