LA QUIACA (Corresponsal). Un nuevo caso de violencia de género se conoció el fin de semana en La Quiaca, donde la víctima decidió hacer pública la situación porque además recibió amenazas de muerte. A eso hay que sumarle una pésima atención de varias instituciones y la impunidad con la cual algunos sectores manejan a su antojo la fuerza pública, cuando en realidad debería estar al servicio de la comunidad.
La mujer con miedo y aún presa de los nervios ante una situación indeseable, relató a El Tribuno de Jujuy una historia, la cual causa indignación al tiempo que surge la pregunta: ¿Se cumple efectivamente la Ley Provincial Nº 5.738 que adhiere a la Ley Nacional Nº 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres?
La historia
M.R., mayor de edad, es madre de dos hijos. El sábado a la madrugada estaba con una persona con la cual había comenzado una relación sentimental hace poco tiempo, y por motivos que ella aún desconoce, el sujeto comenzó a agredirla verbalmente a tal punto de propinarle una terrible golpiza. "Quiso golpearme con un elemento contundente, de milagro pude escapar y salir corriendo descalza hasta la casa de mi vecina, él salió detrás mío hasta llegar a amenazar a las personas que me brindaron ayuda", relató.
Esa misma familia la acompañó hasta la Seccional 17º. Allí radicó la denuncia, de donde se ordenó sea trasladada hasta el nosocomio local, cuestión constatar las heridas sufridas en el rostro y cuerpo.
"Grande fue mi sorpresa cuando la doctora que estaba de guardia dijo a viva voz: "para eso me despiertan". Ella tiene una función, aparentemente no está al tanto del dolor que puede sentir una mujer cuando pasa por una situación así. Su trato fue descortés hasta poco solidario con alguien de su mismo género, acaso esperaba llegue moribunda para brindarme atención", remarcó.
En la Seccional
Luego de tramitar las denuncia por violencia de género y amenazas de muerte, el individuo fue solamente demorado. "Cuando salga de la Policía voy a matarte", esas fueron sus palabras indicó M.R.
El sujeto salió a las pocas horas sin cumplir el protocolo en este tipo de casos: "estaba desesperada por razones laborales, tuve que quedarme en La Quiaca y luego a la madrugada prácticamente escapar hacia Jujuy por miedo", prosiguió.
Consultado el jefe de la Regional 5 los motivos por los cuales el individuo fue liberado, atinó a responder que "el ayudante fiscal dio la orden". "Si algo grave sucedía mis hijos quedaban solos, soy el único sostén de mi hogar, no comprendo la actitud, comenzado por el hospital y hasta la policía. Cuáles son los criterios que tienen en este tipo de hechos, a cuántas mujeres les habrá pasado lo mismo. Cuento mi historia para que otras no sufran", dijo la mujer.
Cabe mencionar que la Policía está obligada a intervenir con una escucha atenta y la mirada puesta en la verificación de lesiones, y se deben cumplir las custodias permanentes cuando se trata de una víctima de violencia de género en alto riesgo. Un policía que presta servicios en esa unidad señaló a la mujer: "que hiciera la denuncia si considera que hubo mal accionar de los oficiales de guardia que la atendieron".
Aparentemente las cosas no están bien en la institución fronteriza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...