El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, y el titular de la cartera económica y actual diputado por el FPV, Axel Kicillof, cruzaron ayer duras acusaciones sobre el acuerdo con los fondos "buitre", el pago al Club de París y el uso de reservas internacionales para el pago de deuda durante la administración kirchnerista, en el marco de la discusión del proyecto para derogar la denominada Ley Cerrojo y autorizar la emisión de nuevos bonos para cumplir el compromiso pactado con los holdouts.
La controversia se desató cuando Kicillof dijo que el presidente Mauricio Macri debe dejar de "mentir a los argentinos porque con el endeudamiento externo nunca sirvió para construir cloacas y obras de infraestructura" y defendió los canjes de deuda implementados durante el anterior gobierno que contaron con un nivel de adhesión de alrededor del 93% del monto total en litigio.
Kicillof también pidió que no se paguen comisiones a los bancos que intervendrán en la operación para colocar los títulos de deuda con los que el gobierno buscará obtener el efectivo con el que se abonará a los fondos "buitre".
Prat Gay salió al cruce de las afirmaciones del exministro kirchnerista al recordarle que "esos mismos bancos son los que vos contrataste para la emisión de deuda", lo que desató aplausos de parte de los legisladores de Cambiemos que participaron del plenario de las comisión de Presupuesto y de Finanzas.
"La única negociación que cerraste en tu gestión fue con el Club de París, donde te tomaste un avión y en cuarenta y ocho horas cerraste pagando el 100 por ciento de lo que te pedían y todos los punitorios", volvió a disparar Prat Gay a Kicillof.
Kicillof defendió la reestructuración de deuda realizada por los gobiernos anteriores y criticó a la gestión actual.
Luego, el titular del Palacio de Hacienda dijo -con tono irónico- que "no sé si (Paul) Singer está festejando (con este acuerdo), pero sí (el presidente de Repsol, Antonio) Brufau", por el pago en efectivo que el gobierno de Cristina Kirchner hizo en concepto de resarcimiento por la estatización del 51% de las acciones que la firma española tenía de YPF.
Previamente, Kicillof advirtió que los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina "no tienen responsabilidad en el endeudamiento" y "sí en cambio muchos funcionarios del gobierno de Macri, como el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, que participó del megacanje".
"No nos mientan"
"No le mientan a los argentinos que nos vamos a salvar con el endeudamiento externo", apuntó Kicillof y continuó con las acusaciones.
"No es bueno el apuro que le puso Macri a esta negociación y ustedes dicen que se van a conseguir fondos para no hacer un ajuste, entonces yo me preguntó si a los gobernadores le van a dar dólares o pesos", agregó.
También repitió que "el acuerdo con los tenedores (de bonos reestructurados) fue muy razonable y me temo que aparezca la cláusula 'pari passu' de los que no acuerden del 7 por ciento y aparezca de nuevo alguna cautelar" en la justicia estadounidense.
La herencia kirchnerista
Prat Gay, por su parte, le dijo a Kicillof que "nos metimos en este barro porque es una cuestión que heredamos y tenemos la obligación de cumplir con nuestras promesas de terminar de renegociar la deuda para acceder al crédito externo que hicimos en la campaña como lo pudimos concretar con el (fin del) cepo".
"Ahora la novedad es que Kicillof se preocupe por la inflación. Sería bueno también que lo haga con el gasto público que nos dejaron ustedes", agregó el ministro.
Por último, Prat Gay le recordó que él también fue diputado, como lo es ahora Kicillof, y que cuando era legislador "no podía hablar más de dos minutos (cuando acudía algún funcionario), lo cual es bueno que se pueda debatir".
"Si no se resuelve, el país no crecerá"
El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, afirmó ayer en la Cámara de Diputados que si el Congreso no destraba el pago de la deuda en default se impedirá que la Argentina vuelva a crecer y sostuvo que el arreglo con los holdouts es necesario para tener "acceso al crédito" y "evitar el ajuste".
Prat Gay se expresó así ante un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas de la Cámara baja, adonde concurrió para defender el proyecto de ley con el cual el Gobierno busca terminar con el litigio de los holdouts y fondos "buitre" contra la Argentina.
"La magnitud del problema es grande porque hay muchos acreedores e instancias diferentes. El problema era efectivamente muy grande", insistió el funcionario y aclaró que el reclamo total alcanza a los 18.800 millones de dólares.
El funcionario estimó que podrá lograr una quita de un total de 38% correspondiente al capital y del 56% de los intereses.
En un debate que se extendió durante cuatro horas, el ministro sostuvo que "esta deuda viene de gobiernos anteriores al de 2001, que la repudió durante una presidencia transitoria" y recordó que "los primeros litigios se iniciaron durante el gobierno de Eduardo Duhalde".
Así se fue acumulando deuda con litigios a través de distintas administraciones y cuya sentencia definitiva se dio durante el Gobierno de Cristina Kirchner, "pero básicamente es una cuestión de Estado que si no se resuelve impide volver a crecer", dijo el ministro.
Así, Prat Gay sostuvo que "para evitar el ajuste" el país necesita "acceso al crédito, también revitalizar obras de infraestructura que no se han hecho en los últimos 20 años", frase que no cayó bien en la oposición.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...