La causa que involucra al empresario Lázaro Báez y a otros funcionarios por presunto lavado de dinero se originó en 2013 con una investigación periodística basada en los testimonios de los "arrepentidos" Leonardo Fariña y el financista Federico Elaskar.

Tras esos testimonios, la investigación del tema continuó en la Justicia, pero hace semanas volvió a cobrar fuerza cuando se filtraron imágenes filmadas en la financiera SGI.

De acuerdo a Elaskar y Leonardo Fariña, la maniobra de lavado alcanzó los 55 millones de dolares en un lapso de seis meses, dinero que originalmente había sido asignado a empresas de Lázaro Báez para realizar obra pública y que luego fue desviado.

El principal implicado en la causa es Lázaro Báez, un excajero del Banco de Santa Cruz que creó la empresa Austral Construcciones días antes de que su amigo Néstor Kirchner asumiera como Presidente en 2003.

Desde entonces, a través de esa y otras empresas que Báez fue adquiriendo notoriedad, ganó el 82 % de las licitaciones en contratos otorgados por el gobierno de Santa Cruz durante la presidencia de Néstor Kirchner, y el 12 % de los contratos licitados por el Ministerio de Planificación.

También está involucrado Martín Báez, hijo de Lázaro, quien desde 2008 figura como dueño del 46% de las acciones de Valle Mitre, firma que hasta diciembre de 2013 administró tres hoteles de la familia Kirchner.

Otro de los hombres que integra la causa es Federico Elaskar, dueño de la financiera SGI, con sede en el edificio Madero Center de Puerto Madero, conocida como "La Rosadita".

Elaskar fue quien sostuvo ante la prensa que él y Fariña organizaron la estructura de empresas fantasma registradas en Panamá (como Teegan Inc., que luego se mudó a Belice) para triangular y sacar del país al menos 55 millones de dolares, con destino final en Suiza.

Fariña señaló que Baéz pensó la estructura financiera para el lavado de dinero.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...