En simultáneo con el arresto de Lázaro Báez, el juez Sebastián Casanello ordenó en la jornada de ayer detener a Daniel Pérez Gadín, un contador clave en la ingeniería financiera del empresario santacruceño. Ambos están acusados por el caso de lavado de dinero conocido como "La Ruta del Dinero K".

Tanto Báez como Pérez Gadín habían sido llamados a indagatoria por el magistrado en el marco de esa investigación. En principio la convocatoria era para el 26 de abril, pero el lunes el magistrado lo adelantó para mañana. Y ayer sorprendió con una nueva medida, fundada en el riesgo de fuga que a su entender había en ambos casos.

Pérez Gadín se desempeñó como contador de Epsur SA, empresas de Lázaro Báez, entro otras y habría manejado la financiera SGI.

El empresario fue arrestado apenas el avión que lo trasladaba aterrizó ayer en el aeropuerto de San Fernando. Su contador corrió igual suerte minutos después cuando las fuerzas de seguridad lo encontraron en su casa, en la ciudad de Buenos Aires.

Según el sitio Expediente Político, Pérez Gadín consiguió acercarse a Báez a través de una relación con sus hijos, Martín y Leandro, con ellos entabló una relación de confianza, que le permitió ganar terreno en el núcleo empresarial.

El trabajo para inmiscuirse en el entorno más íntimo del empresario tuvo un salto en 2009, cuando hizo gestiones por negociados con un grupo de coreanos. De acuerdo con el mismo sitio, el contador hizo un trabajo de "limpieza" en el conglomerado de compañías y puso gente de su confianza en puestos clave.

Cuando el nombre de Pérez Gadín ya constaba en las investigaciones judiciales abiertas contra Báez y sus empresas salió a la luz un video en el que se lo ve, junto a otras personas, contando fajos de dinero en la financiera conocida como "La Rosadita".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...