En tiempos de inflación, devaluación y tarifazos, la realidad puede superar a la ficción. Y en este caso la ficción es todo un drama. Porque el club Juventud Unida de Llavallol, asediado por las engrosadas boletas de luz, está en riesgo de cierre de no poder afrontar el gasto, situación que recuerda a la retratada por Juan José Campanella en su exitosa película Luna de Avellaneda.
Los doscientos socios del club Llavallol ya se pusieron en alerta para tratar de encontrar una solución rápido. "Esperemos no tener que cerrar", dijo la tesorera Liliana Reboredo.
Los números que arrojan las facturas de energía eléctrica del mes de abril son realmente alarmantes. El valor del servicio se triplicó en relación a diciembre: pasó de $2.924 a $8.713, una suba del 298 por ciento.
"Lo paradójico e indignante es que, de hecho, bajamos el consumo: invertimos no sólo en bombitas de bajo consumo sino también en la colocación de vidrios para aprovechar la luz del día", contó la dirigente al portal Minuto Uno.

Por ejemplo, los chicos dejaron de hacer actividades de noche, para no gastar. En el club se practica básquet, fútbol, patín y otros deportes.

Por el momento, no hay dinero para afrontar el gasto, que no será extraordinario sino que se repetirá a lo largo de todo el año. "En unos días va a llegar el aviso de corte (de luz). Es nuestro mayor miedo. Encima en cualquier momento llega la bomba de mayo", dijo Reboredo.

En el film Luna de Avellaneda, protagonizado por Ricardo Darín, la institución que vivió tiempos de esplendor, se ve inmersa en una crisis económica que acarrea otros problemas, como el deterioro de sus instalaciones y una enorme deuda de impuestos con el municipio. La única salida que le ofrecen a los socios es venderlo e instalar allí un casino.

El director de la película argentina, Juan José Campanella, es un acérrimo crítico del gobierno kirchnerista, y hasta llamó a votar al presidente Mauricio Macri durante la campaña electoral.

La situación del club "real", aseguran, es la peor en sus 81 años de historia. "Falta que lleguen las facturas de agua y gas. Si siguen estos números, no se va a poder sostener. ¿Quién va a poner esa plata?", se preguntó Reboredo.




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...